Archive for 16 julio 2010

h1

Hacia la Sociedad del Conocimiento Social, por Ricardo López de la Casa.

julio 16, 2010

Partiendo de la base que no hay conocimientos puros, todos están generados a partir de una base de conocimientos heredados que permiten formular las propuestas para generar un nuevo conocimiento. (Obra, arte, investigación, etc.)

Las divergencias que el Tratamiento de la Información en los Sistemas Ubicuos (TISU), sobre los derechos de aut@r y Propiedad Intelectual (PI), se centran más en los intereses económicos existentes que en la protección de los mencionados derechos.

Los derechos de aut@r estarían suficientemente respaldados en el TISU con la aplicación de licencias copyleft o Creative Commons,  y en cuanto a la PI hay que mantener la regulación que legaliza el uso sin fin de lucro para el usuari@ que adquiere una obra, con independencia del contenido, artístico, científico, divulgativo, etc.

Desde mi punto de vista, la PI y los derechos de aut@r, son consecuencia de unos intereses particulares de los gestores de esto conceptos que lejos de realmente defender los intereses de los creadores, y en una idea de propiedad cuando menos equivocada.

Los aut@res intelectuales de contenidos obtienen beneficios de su trabajo, por el resultado de su creación, cuando vende  o comercializan su producto, libro, música, investigación, etc., y además le sigue generando ingresos cuando los utilizan  en conciertos, presentaciones, conferencias, cesiones a terceros, etc., y hasta aquí  para mi es lo que deberían abarcar los  derecho.

Todo lo que intentan o cobran las sociedades de  derechos, por el uso particular u para la creación de nuevos conocimientos,  que proyecta la figura de los creadores, añade valor a sus creaciones y le beneficia en su posición para la comercialización de  sus futuras creaciones, son un lastre para los consumidores y para los propios aut@res.

En esta sociedad del conocimiento con la información deslocalizada y distribuida, a la que tienen acceso millones de usuari@s, por su naturaleza y por el alcance que esta distribución hace de las obras de los autor@s es un nuevo modo de rentabilidad, por tener una fuente de promoción inagotable, habría que escuchar que dicen los  intelectuales  con derechos de aut@r,  si se les cobrara  un canon por los derechos  heredados del conocimiento, por los derechos de distribución y promoción de sus obres en la Web, utilizando medios digitalizados, por el valor añadido que se le otorga a su obra.

Los intermediarios o gestores de los derechos de aut@r,  que dirían también si tuvieran que pagar un canon por utilizar la red no solo para promocionar, sino como fuente y medio de información para gestión el cobro de los derechos intelectuales que gestionan.

Hay que reflexionar sobre la necesidad del aut@r para que su conocimiento sea público y genere necesidad de disponibilidad, que sin personas a quien ofrecer con quien compartir el conocimiento, su obra no pasaría de su ámbito privado a público, no obtendría el calificativo de apropiable y merecedora de protección para su uso, y así convertirla en un bien para los demás, un bien de utilidad pública y social.

El argumento economicista, de los gestores, no tiene base en un medio de distribución, en copias digitales por la WEB añadiendo valor al contenido.

Copyleft, via El Agujero de Gusano, de Daniel Seijo

Hay que denunciar el carácter antisocial de las propuestas de las sociedades de autor@s e industria de la distribución, que solo tiene interés en su beneficio, aunque lo intenten enmascarar con las necesidad de sus inversiones para incentivar y financiar a los creadores, para que estos puedan trabajar, investigar, generar. Los productos que la sociedad genera con la adquisición de los contenidos creados, sería suficiente si directamente revertiera en los creadores y no se diluyera en los beneficios  lucrativos de los interés privados de estos intermediarios antisociales, frente al interés social y divulgativo del conocimiento.

La preservación de las obras, está suficientemente protegida, como indicábamos anteriormente, con la aplicación de las licencias copyleft o Creative Commons, que impiden el uso fraudulenta, el plagio y la lesión de los derechos del aut@r, asegurando la referencia a su autoría , cuando esta se utilice como fuente heredada para la realización de estudios, obras, investigación, o actividades divulgativas, que generan nuevo conocimiento, asegurando así una nueva fuente de valor añadido para su obra, con cada referencia, y su  mayor proyección como aut@r y creador.

Finalizando el tratamiento de la información en los sistemas digitales, no se puede convertir en un yugo impuesto por la industria del conocimiento, frente a los derechos de proyección social de las obras a los ciudadanos, del avance de la cultura del conocimiento para conseguir mejorar las formas de vida, la resolución de problemas o carencias, la creación de mejoras que permitan el avance a una sociedad más justa, más de lo público y no de interés de los lucros privados.

Los sistemas de información ubicua, en su síntesis, permiten sin aumento de coste, el acceso al conocimiento de forma colectiva si limites, sin fronteras vacías de sentido, son una fuente para el aprendizaje a lo largo de toda la vida de los ciudadan@s de la sociedad, y este un patrimonio colectivo que no debemos dejarnos arrebatar, que debemos seguir fomentando, potenciando como herramienta que permite el crecimiento de la Sociedad del Conocimiento, hacia la Sociedad del Conocimiento Social.

h1

El desarrollo tecnológico no es democrático, fomenta la brecha digital y el consumismo desmedido, por Patricia Feria

julio 16, 2010
El mundo de la tecnología, algo alejado de la realidad y completamente desconocido para muchísima población en el planeta. Claro que valoramos el desarrollo tecnológico y su aplicación a nuestro contexto físico, sin embargo, no veo por ningún lado la posibilidad de que estas tecnologías para el aprendizaje ubicuo estén a nuestro alcance directo.
Entorno de competición de ciberjuegos. Campus Party Valencia. Foto: Adolfo Plasencia
Me apuesto lo que sea a que ningún maestr@ de más de cuarenta años es consciente de estas tecnologías.
Me apuesto lo que sea a que ningún niñ@ de mi entorno de los que decimos que son nativos digitales tiene la posibilidad ni siquiera remota, de acceder a la experimentación con estas tecnologías.
Me apuesto lo que sea a que me llaman loca si pretendo convencer a un@ direct@r de los beneficios del uso de cualquier tecnología que no sea lo poco que va entrando en los colegios, y menos si tanto su uso como su acceso cuestan tanto dinero.
Estoy a favor del desarrollo tecnológico pero he de reconocer que no es democrático y que fomenta y ahonda la brecha digital, además del consumismo desmedido.
h1

ABSTRACT (Conclusión). Potenciar el aprendizaje y la ética de la comunidad, de Natalia Navas

julio 11, 2010

Internet surgió como una herramienta para tod@s, donde fomentar la igualdad y la libertad, para poder compartir nuestros conocimientos, un lugar donde aprender unos con otros, colaborar, expresar nuestras opiniones,… Es decir, es un “no-lugar” donde podemos acceder libremente a múltiples informaciones, que permite el intercambio libre de la información, donde se da la innovación y se potencia el aprendizaje y el avance del conocimiento.

Pierre Lévy (2006) lo define como: “un modelo abierto de acceso al conocimiento sin fronteras ni lenguas privilegiadas, es, sin lugar a dudas, una de las mejores aportaciones que podrían dibujarse en el horizonte de una sociedad libre e igualitaria”.

Gracias al conocimiento sin fronteras, que nos ofrece Internet, tenemos la oportunidad de poder realizar un aprendizaje ubicuo.

Panel relativo a los ‘Hacks’ en el MIT.  Incluye el listado de los principios de la Ética del Hacker (Hacking Etics). Está situado en una de las paredes del MIT CSAIL (MIT Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory | CSAIL). Foto: Adolfo Plasencia

Internet se fundamenta en la ética de la comunidad que lo creó, la ética de los hackers, una ética que como dice Rafael Aguilera (2002) está “basada en la pasión, la libertad, la creatividad y el disfrute por lo que uno hace”.

Los hackers crean tecnología, buscan soluciones técnicas a problemas que ellos mismos se plantean. Usan Internet para plantearlos, para colaborar entre todos para solucionarlos, para poner sus descubrimientos y compartirlos con los demás… lo que nos influye en nuestro desarrollo intelectual y social. Roberto Feltrero (2006) afirma que “La tecnología como entorno creativo se revela así como un integrante fundamental en el desarrollo intelectual de los seres humanos”.

Como nos dice Vinton Cerf, al que se le denomina ‘el padre de Internet’: “Tim Berners-Lee no patentó la World Wide Web. No le puso copyright. La ofreció abiertamente. Y éste fue el acicate para el gran desarrollo de la red y de innovadoras ideas. Hay una ética continua en la comunidad, de devolver a la red lo que ella te ha dado a ti y ésta es la ética de la cultura hacker.

h1

CONCLUSIÓN (Abstract). Hay un antes y un después de la Red en la vida personal, de Manuela Fresno

julio 11, 2010

La nueva actitud en esta nueva cultura se trata de una nueva manera de ver el mundo. En este caso, con la revolución de las redes sociales en internet, la sociedad ha comenzado a interactuar con otras personas a través de una web. Se han dado casos de personas que se cruzan por la calle y no se hablan pero luego en la red tienen largas conversaciones. ¿Va a cambiar los modos de interacción social de esta nueva sociedad? Esto se verá con el tiempo, cuando veamos el resultado que se obtiene del mismo.

Vista de la Campus Party de Valencia, con 8.900 participantes ex la mayor concentración (LAN Party) de usuarios de ordenador contactados en red del mundo. Foto: Adolfo Plasencia

Antes de usar la Red, mis relaciones eran simplemente a través de conversaciones ‘presenciales’ con personas que conocías de antemano, o que conocías pero que quizás no volvieses nunca más a ver. Pero con la llegada de Internet a mi vida y las redes sociales, puedo hablar a menudo con cualquier persona, aunque hace años no la viese. Por ejemplo, con compañeras de la universidad que viven en ciudades distintas a la mía puedo hablar bastante a menudo con ellas, cuando antes esto era impensable. Sí que hay un antes y un después de la Red en vida personal. Por ejemplo antes para buscar cualquier información que necesitaba para la Universidad tenía que acudir a la biblioteca y buscar libro por libro. Pero ahora cuando necesitas alguna información que te interese puedes encontrarla en la Red. Y opino que dentro de no mucho va a ser incluso más fácil buscar en la Red.

Las ventajas o inconvenientes que puedes encontrar en la Red son muchos y varios pero voy a destacar, en cuanto a las ventajas: búsqueda de información inmediata, accesible para cualquiera de los usuarios, interaccionar con cualquiera,.. Pero en cuanto a los inconvenientes que podemos encontrarnos en la Red puede ser, por ejemplo: no encontrar concretamente aquellos que buscamos sino de otro concepto que sea de una nomenclatura parecida.

h1

CONCLUSIÓN (Abstract). Tecnología y vida: aprendizaje ubicuo. María Jesus Tejado

julio 11, 2010

“Life is what happens to you
While you’re busy making other plans”

John Lennon: “Beautiful Boy (darling boy)

Vídeo de John Lennon: “Beautiful Boy (darling boy)”

Si tuviésemos que elegir un rasgo definitivo que caracterizara groso modo el siglo XXI en comparación con los anteriores, los optimistas elegirían conceptos como “Sociedad del Conocimiento” ,  “Sociedad Red”  o “Convergencia Mediática” . Los más pesimistas hablarían  desde una perspectiva crítica de “Sociedad de la Información” , “Globalización” y “Recesión Económica”  . Los primeros apuntarían que la recesión se resolverá gracias a la “Economía del Conocimiento”  y los segundos, un tanto airados ,  responderían que el conocimiento difícilmente será posible en un mundo en el que, como predijo Karl Marx: “todo lo sólido se desvanece en el aire, todo lo sagrado es profanado”.

Si observamos desde una razonable postura intermedia la realidad social y tecnológica, el concepto elegido sería “Aprendizaje Ubicuo ”. Gracias a este paradigma “conocimiento” y “ubicuidad” dejan de ser atributos del ‘Dios Newtoniano’  para convertirse en patrimonio de la humanidad. Marx continúa “Los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas”. Reflexionemos pues con serenidad sobre las nuevas condiciones que se dan en la era digital y sobre nuestra responsabilidad social en la red. No hablamos de artefactos tecnológicos sino de vida y evolución de la humanidad.
h1

CONCLUSIÓN (Abstract). La revolución 2.0 y el estado de beta perpetua. Inés Gómez

julio 11, 2010

La llamada revolución 2.0 no se puede explicar atendiendo únicamente a aspectos tecnológicos, puesto que estamos hablando de una revolución de la comunicación, de la forma en que nos relacionarnos y de la forma en que consumimos.

Tim O’reilly explica la revolución 2.0 en al OpenSource Wold Conference (OSWC), en Málaga. (Foto: Adolfo Plasencia)

La evolución de la web 1.0 a la web 2.0 conlleva que cualquier usuario pueda hacer pública su opinión y debatir con otros usuarios sobre servicios, productos, política, etc.

La comunicación en Internet con la web social ha pasado a ser plenamente bidireccional y rompe las barreras del tiempo y el espacio. Este tipo de comunicación facilita la creación de comunidades de usuarios en torno a temas de interés común, primando el aprendizaje colectivo basado en la cocreacion de los mensajes. Para que esta comunicación se pueda desarrollar es fundamental la confianza entre los usuarios, puesto que es la colaboración entre todos los usuarios de una comunidad y el trabajo colectivo de estos lo que marca el valor de esta nueva comunicación.

Otra de las características del nuevo contexto social, reside en el aprendizaje. Por un lado este ya no está centralizado en maestros, colegios o padres, se expande por diferentes sitios en la red y se expande del mismo modo a lo largo de la vida de la persona, a este estado de formación en muchos casos no proveniente de los tradicionales responsables de la  educación y que se prolonga a lo largo de la vida se le conoce como “Estado de beta perpetua

La cultura 2.0 es compartir el conocimiento y aprender de forma colaborativa.

h1

CONCLUSIÓN (Abstract). El cambio de modelo educativo, de David M. Carrascosa

julio 11, 2010

La Web Social o web 2.0 nos ha abierto una serie de posibilidades imaginables hace unos pocos años. Gracias a ella los usuarios son los verdaderos protagonistas, los creadores de conocimiento e información, los contertulios, los comunicadores… imprescindibles y verdaderos artífices del funcionamiento actual de la web social.

El cambio principal que sucede en la web 2.0 es el cambio de modelo educativo, el cual pasa en la web 1.0 de ser unidireccional a multidireccional en la 2.0. Esto ha permitido que cualquier usuario pueda expresar su opinión, sus reflexiones, sus ideas… libremente y que estas sirvan para generar conocimiento, un conocimiento que se basa en el aprendizaje colaborativo es decir, donde cada uno suma su grano de arena para generarlo.

Nube de tags sobre los conceptos del cambio de modelo educativo realizada en el Center for Next Generation of Teaching and Learning una iniciativa de la UC Berkeley‘s School of Information.

Por otra parte, la gran ventaja de la web social se basa en que no existe una limitación de espacio y tiempo. Cualquier persona en cualquier parte del mundo puede comunicarse con otra tanto de forma sincrónica como asincrónica. Esta variedad comunicativa conduce a la creación de redes sociales, uno de los fenómenos más importantes y de mayor repercusión en la actualidad, las cuales están formadas por millones de usuarios.

Todo ello ha hecho que vivamos y disfrutemos de una nueva cultura en la cual no importa dónde y en qué lugar estas, sino si estás inmerso en ella o no.

h1

CONCLUSIÓN (Abstract), Alfabetización Multimedia (Media Literacy), de Alberto Albarrán

julio 11, 2010

A lo largo de [los textos anteriores] hemos estado analizando, en cierta medida, en qué consiste eso de la web 2.0. La principal diferencia con lo que teníamos antes (la web 1.0) es la posibilidad de interacción. En definitiva no es más que contar con que nuestros mensajes en la red son leídos por personas que pueden aportar más información, pueden hacer críticas o alabar nuestro trabajo. Ya no se concibe un modelo de comunicación unidireccional, sino que el proceso comunicativo debe ser más enriquecedor, más participativo y más colaborativo. Para poder llegar a este punto hemos de echar mano de uno de los valores más importantes que tiene una sociedad y muchas veces el más olvidado: la educación.

Muchos ahora, utilizan los artefactos digitales actuales ‘ciegos’ aún a la Media Literacy, simplemente porque están moda.


Hemos podido ver a lo largo de todo el Máster, que la educación, la alfabetización multimedia [Media literacy], digital o audiovisual es lo que nos va a permitir desenvolvernos con soltura a través de la red. Sólo estando realmente alfabetizados vamos a conseguir sacar partido de las nuevas tecnologías pudiendo así construir conocimiento, ayudar a los demás y ayudarnos a nosotros mismos enriqueciendo nuestro conocimiento.

La ubicuidad que nos permite, cada vez más, la tecnología digital, va a facilitar mucho más todo este proceso de enseñanza-aprendizaje. Y ese es un recurso que va a dar mucho que hablar en los próximos años. Y si no, al tiempo. Si hemos comentado que hay un antes y un después de internet, volverá a haber un antes y un después de la nueva web 3.0, una web ubicua [pervasive web].

h1

¿Somos libres utilizando la nube?

julio 10, 2010
En Internet cada ordenador y cada dispositivo móvil forman parte de la nube, palabra que se utiliza como metáfora de Internet.

La computación en nube (Cloud Computing) es una tecnología que nos permite utilizar aplicaciones o recursos que están alojadas en la Web.

Ejemplos de estas aplicaciones o recursos podemos verlas cuando sacamos fotos con nuestra cámara digital, las pasamos a nuestro ordenador y las subimos a Internet (a Picasa de Google, a Flickr,…) para enseñárselas a nuestros amigos, bien a través de un ordenador o bien a través de un dispositivo móvil; cuando utilizamos Dropbox como un espacio de almacenamiento para poder acceder a él desde varios lugares (ubicuidad) o compartir nuestros documentos…

Según Dolors Reig en ¿Qué es el Cloud Computing? Definición, tendencias y precauciones, es lo que llevamos haciendo desde hace tiempo con la Web 2.0. Y definido de otro modo “sería la tendencia a basar las aplicaciones en servicios alojados de forma externa, en la propia Web”.

Podemos encontrar diferentes “términos relativos al tema:

  • Web OS: Sistemas operativos para la Web.
  • Ubicuidad: El hecho de que nuestros datos o aplicaciones estén disponibles desde cualquier lugar.
  • Web 4.0: El término que se impondrá para definir esta Web ubicua y que se desarrollará en paralelo a la Web 3.0 ya mimetizada con lo semántico”.

Pero tenemos que tener en cuenta, como afirma Richard Stallman en la entrevista realizada por Adolfo Plasencia para Innovadores de El Mundo que el término computación en nube “es mejor no usarlo porque es muy vago… Cuando dicen usar ‘la nube’ se refieren a usar la red para algo, pero no sabes a qué se refieren exactamente. Hay maneras buenas, útiles y éticas de usar la red y otras que no lo son. Con ese término no está claro a cuáles se refieren”.

¿Somos libres con la computación en nube?

Cada día nos acercamos más a la ‘nube’, vamos utilizando sus aplicaciones y también sus recursos. Con ella nos olvidamos de instalaciones, de actualizaciones, pero ahora bien, ¿somos libres con ella? Como dicen en el blog Somos Libres “convertimos nuestro ordenador en una ‘televisión con teclado’ en la que se ejecutan programas con un código que nunca veremos, y en el supuesto de que sea abierto nunca lo llegaremos a saber, es un código que se almacena en un servidor que no tenemos a nuestro alcance”.

Como afirma Richard Stallman “con el software como servicio no tienes el código fuente y si lo tienes es muy difícil estudiar lo que realmente hace el programa informático y cambiarlo para adaptarlo o mejorarlo. Con el software como servicio envías tus datos a un sitio Web. Este sitio hace tu informática y recibes los resultados, pero no el código fuente ni la versión ejecutable y es totalmente imposible saber lo que hace este servidor y también cambiarlo… Si usas un programa propiedad de un proveedor, o el servidor Web de otra persona, entonces quedas indefenso”.

Tim O’Reilly propone como solución los FLOSS o sistemas operativos libres para la nube y nosotros somos los que tenemos la opción de elegir: “el valor está en trasladar lo que ya se ha hecho con el software libre a esta nueva capa, llamada Web 2.0, que consiste en aplicaciones conducidas no sólo por software sino también por los efectos de redes de bases de datos potenciadas por las contribuciones de los usuarios”.

En definitiva, como nos dice Dolors Reig, como prosumidores “debemos elegir alternativas que nos ofrezcan el mayor grado de libertad, interoperabilidad y autocontrol posible”. Y los desarrolladores trabajar en “las opciones que mejor defiendan la libertad de todos”.