h1

Mi Red Digital Personal . El ‘ambiente inteligente’ (AmI) y el Internet de las Cosas (IoT) del que me rodeo.

abril 30, 2016

El paradigma de la Inteligencia ambiental (o del Ambient intelligence. Aml) resulta aún algo difícil de describir al ciudadano medio, pero pronto no habrá que explicárselo ya que pronto se apropiará de él usando las tecnologías que son ya cada vez más cotidianas. La evolución de la computación,- que aquí llamamos aún informática- hacia lo ubicuo está haciendo habitual el usar lo que en el MIT MediaLab llaman ‘objetos, -cosas-, cuya inteligencia hemos aumentado digitalmente’. Por supuesto, las ‘cosas conectadas’ de la que hablamos forma parte de nuestra Red Digital Personal, es decir, hemos pasado de la informática del Ordenador Personal (PC) a la de la Red Digital Personal. La ‘red de área local’ (LAN), clásica ha pasado de estar conectada al PC de sobremesa de nuestra casa y nuestra ‘oficina’ a nuestro smartphone que siempre va con nosotros y que ahora es el centro de nuestra red que ahora es móvil e inalámbrica. Así que hay un Internet de las Cosas propio a nuestra alrededor con diversa conexiones típicas de proximidad (Bluetooth, Wi-Fi, etc. ) que además, cuando lo necesitamos nos puede conecta a través de la infraestructura de telefonía con lo lejano, sean personas o ‘cosas conectadas’, por ejemplo, cuando le preguntamos algo a Siri en nuestro iPhone nos estamos conectando a us sistema de Inteligencia Artificial muy lejano y de grandes dimensiones (data center o granja de servidores), cuando parecería que Siri ‘está siempre dentro de nuestro smarphone, pero no es así. Simplemente al apretar el botón inferior del iPhone (o del ‘Google Phone’) y surgir en la Pantalla la voz de Siri, hemos pasado de la red personal cercana’ a la lejana, sin darnos cuenta. Es importante tener conciencia de eso ya que uno de los efectos mas evidentes de llevar siempre el móvil a toda hora con nosotros es que hemos roto la dimension intelectual de lo que tenemos ‘cerca’ y lo que está ‘lejos’ que tenia tradicionalmente. Eso tiene enorme consecuencias que da lugar a nuevos problemas que aunque no son nuevos (en la ventanilla de un banco desde hace décadas dan preferencia a una llamada de teléfono que les llega mientas estamos allí, sobre nuestra presencia que tiene delante). La comunicación y la incomunicación han cambiado y su contexto también. Que damos frecuentemente preferencia en nuestros valores de atención a los que están conectados desde lejos, sobre los que físicamente están a nuestro lado. Estamos cambiando las jerarquías, no sólo de nuestra atención, sino también de nuestras relaciones con los demás. Hay un gran debate sobre eso de si la presencia física debes ser mas relevante o no sobre la ‘presencia’ virtual o conectada digitalmente es uno de los principales debates actuales. Cómo se aplica esto a los ‘ambientes’ docentes, educativos y de aprendizaje (la vida cotidiana en los centros de enseñanza de todo tipo), merece nuestra reflexión, porque no solo esta afectando a nuestra ‘vida’ educativa sino también a nuestra vida personal, familiar y afectiva.

También es muy importante que, tengamos una ‘alfabetización’ y una habilidades (skills) mínimas sobre nuevos medios digitales, y sepamos cómo funciona o podría funcionar nuestra Red Digital Personal, de la que he hablado antes para ‘configurarla’ a nuestra vida y no que nuestra vida se adapte a ella. Es necesario que comprendamos sus mecanismos y que la ‘readaptemos’ según nuestros objetivos y propósitos vitales y que no aceptemos simplemente lo que nos ponga ‘por defecto’ los fabricantes de tecnologías tanto software (aplicaciones) como hardware (dispositivos), ya que la industria tiene unos objetivos económicos y de negocio, y en función de ellos, nos induce a usar sus productos tecnológicos de una determinada manera y quizá esos objetivos nos impone unos comportamientos que contradicen  las necesidades vitales que tenemos en nuestra vida cotidiana. Hemos de ser nosotros quienes decidamos cómo usamos le tecnología y los dispositivos que hemos comprado y no el fabricante y la industria. Hemos de planificar y ejecutar nuestros propios ‘settings’ o preferencias en el uso que hacemos de la tecnología, para que no lo decidan otros por nosotros. Pero eso pasa por saber cómo funciona y como actúa y se despliega nuestra Red Digital Personal, es decir, nuestro contexto tecnológico próximo de usos de lo digital.

Esta contexto tecnológico no es para nada un concepto nuevo, aunque sí lo es mas su desarrollo en base a la telefonia móvil de conexión ubicua De concepto en realidad ya se hablaba de ello, cuando estuve en el Context Aware Computing Lab  (‘computación en función del contexto’, una denominación mucho mas descriptiva que las que se han usado después) en 2005, un laboratorio fundado en el MIT Media Lab fundado por el pionero Ted Selker . De la mano de uno de sus doctorandos, Ernesto Arroyo, pude ver los pioneros experimentos sobre Computación ubicua (Pervasive Compuntingque ellos hacían allí y comprobar que el nuevo paradigma tecnológico de la “Inteligencia ambiental” se estaba por fin haciendo realidad. El MIT Media Lab es un espacio de anticipación y por tanto de inventar objetos y tecnología y modos de usarla que después, de forma cada vez mas rápida, vemos irrumpir de forma súbita en nuestra vidas cotidianas. Las aplicaciones que podemos ver en estos laboratorios, los mas vanguardistas del mundo, no están en su mayoría enfocados a los entornos del sistema de educación, sino a otros que tienen que ver con las oportunidades de negocio ya que las empresas que financian la investigación. Pero es habitual que allí haya muchos científicos y doctorandos empeñados en resolver problemas reales de campos concretos de las ciencia de la vida y de la salud o de cuestiones vitales . Sin embargo la libertad de proponer científicamente problemas a resolver esta garantizada. Dicho esto, se pueden ver en este post ejemplos que se es obvio que se podrían extrapolar a cuestiones relativas a la problemática de la inclusión de estas tecnologías en el mundo de la educación. Un ejemplo claro esta explicado por Ernesto Arroyo en el vídeo mas abajo en este post, plantado para resolver dificultades, por ejemplo, a los parapléjicos, pero obviamente entre las dificultades de esas personas están también el acceso al aprendizaje y a la educación, o en el caso de educación especial. Y muchos otros ejemplos, obviamente. A partir de estas imágenes del video quizá podemos imaginar diversos modos de introducir el paradigma Aml en los espacios de ‘educación ubicua’ como los que estamos debatiendo en la asignatura.

Imágenes, de 2006, tomadas en el Context-Aware Computing del MIT Media Lab. A la izquierda el rótulo del laboratorio y, a la derecha, la interfaz para manejar dispositivos digitales con el iris del ojo. Fotos: Adolfo Plasencia

Conceptualmente ‘ambientes inteligentes’ tienen que ver con espacios concretos en los que actúan sistemas electrónicos y de comunicaciones wireless, ‘sensibles’ a la presencia de las personas. En ellos, los artefactos conectados ‘saben’ que estamos ahí y son capaces, por ello, de interactuar con nosotros e incluso anticipar deseos de las personas sin su mediación consciente. La computación ubicua conectada en red, incluso como parte del Internet de las ‘cosas’ (Internet of thinks), dotada de sensores adecuados es capaz de reconocer el contexto situacional de los humanos en determinados lugares y situaciones y, por ello, proporcionar servicios personalizados ya ciertos dispositivos digitales en ese ambiente inteligente son capaces de reconocer la presencia, ser sensibles al contexto situacional y proporcionar servicios de monitorización, adaptación e información biométrica útil en tiempo real. La cosa no queda ahí ya que a la complejidad de la Aml combinada con el ‘Internet de las Cosas’, se suma un tercer concepto que también emerge ahora ya que combina lo anterior con lo que se llama el movimiento “Quantified Self” que combina la auto-monitorización de datos vitales con el Social Media. Es decir, aprovechando las capacidades de los objetos ‘aumentados digitalmente’ y combinados con herramientas de agregación de datos distribuida, la gente recoge y visualiza datos sobre sí mismos (Quantified Self) de forma ubicua, y los comparten  intercambian y aprenden con otras personas con las que no siempre comparten un espacio físico concreto. Este es un vídeo que hice en aquella vista al laboratorio con un diálogo con Ernesto Arroyo.

Visita al Context-Aware Computing en el MIT Media Lab. grabación y edición: Adolfo Plasencia

Nuestro ‘ambiente inteligente no solo se limita hoy al ‘ambiente’ físico próximo que nos rodea: esta formado por nuestra propia red de objetos capaces de conectarse entre sí, y a través de la red permitirnos, tanto conectar con ellos como, a través de ellos interactuar con otra personas. Algunos pueden ser para de nuestra ‘informática llevable’ (wearable computer) otros puede estar mas lejos y otros servirnos para gestionar contenidos en ‘La nube’ que compartimos con otra personas con las que interactuámos mediante el social media y todas sus posibilidades.

¿Como configurar un ‘ambiente inteligente’ desplegado a través de nuestra Red Personal Digital?.  Existen una miríada de posibilidades, siempre que esta bien configurando el ‘dentro’ y el ‘fuera de esa acción’. El realidad el sistema específico para un ambiente inteligente concreto debe estar al servicio del propósito concreto de la acción o proceso formativo de que se trate. En realidad la Red Personal Digital debe tener  un uso de ‘geometría variable’ que debe adaptarse en cada momento a nuestro contexto de uso ya que hoy en día usamos los mismo dispositivos para aprender, divertirnos, trabajar, consumir o relacionarnos emocionalmente. Solo cambia el contexto de nuestra conducta y nuestra usos. Enviamos y recibimos un Whatsapp tanto para cotillear como para enviar un contenido o concertar una cita de trabajo. La App y su servicio es el mismo, solo cambia nuestro propósito en su uso.  En cuanto al aprendizaje que es el objeto de esta asignatura, la tecnología, siempre es un medio un camino, el aprendizaje, en cambio, en un fin en sí mismo y debe ser al revés.

El entorno vital digital personal (Nuestra Red Digital Personal), o red personal de conexiones ubicuas y fijas sumadas podría tener este esquema (IMPORTANTE, para verla bien: Ampliar+ clickeando AQUÍ o sobre la imagen)

Las preguntas que planten esto cambios son interminables y pasar de esta reflexión a aplicar todo esta en la práctica han de resultar un proceso de aprendizaje contructivista  (ver Apuntes, parte I) en sí mismo: una clase en la que podamos integrar nuestra propia Red Digital Personal creando un ‘Ambiente Inteligente digitalmente aumentado’ a nuestra medida, -y, reitero, no al revés-. Todo un emocionante y apasionante reto. Buena travesía tengamos todos en este periplo. Espero vuestra opiniones y comentarios a este post para debatir estos temas.

Anuncios

13 comentarios

  1. Me parece bastante interesante este tema y lo encuentro muy vinculado con el tema que se desarrolló antes: el de la huella digital puesto que cada persona dentro del contexto en el que se desarrolla y el período de vida en el que se encuentre va configurando sus propios espacios y redes digitales personales. De esa manera va reuniendo las tecnologías y los medios que le sirven mejor en sus actividades personales, académicas y profesionales.
    Hay una suerte de discriminación de aquellas cosas que nos podrían ser de utilidad de aquellas que no lo son. Empezando por los aparatos que usamos. Una laptop por ejemplo es más útil para un profesional o estudiante que una Tablet pues tiene que elaborar trabajos, tareas, producir informes, etc y necesitará por supuesto un considerable espacio de almacenaje para ir editando sus documentos o tareas a medida que va avanzando. Y es laptop y no PC puesto que esta persona se mueve por todos los lados y necesita transportar sus cosas e intereses allí a donde vaya. De la misma forma las redes que ha elegido para comunicarse.
    Con el WIFI, nos encontramos ante una conexión constante que nos obliga a consultar las novedades que tenemos cada 5 minutos y el tiempo de respuesta se ha reducido a máximo 10 minutos (es un promedio)
    Otros sectores de la población se les acomodará mejor el uso de los smartphones con toda su gama de apps y las tablets que son muy útiles para hacer búsquedas de internet o estar al tanto de las redes sociales. Se puede decir que tanto los smartphones y las tablets nos son de utilidad cuando deseamos saber algo muy concreto o manejar una aplicación que la tenemos instalada pero sin embargo la cantidad del almacenaje no es tan grande como el de las laptops.
    Nuestra red digital personal de esta forma va adquiriendo su propia identidad y responde a nuestras necesidades.


    • Hola Inés. Muy interesante lo que dices sobre esa ‘suerte de discriminación’ sobre aquellas cosas que nos podrían ser de utilidad de aquellas que no lo son”, en relación a los dispositivos de los que nos rodeamos para usar aunque hay también muchos mas que nos rodean sin haberlos elegido nosotros. Y el tema que introduces en tu comentario es muy ‘proteico’ es decir, tiene muchos ángulos que nos afectan. El debate de la utilidad de los dispositivos esta cruzado con el de las habilidades que hay que desarrollar para saber moverse en la complejidad que crean a nuestro alrededor (nos piden aprendizaje), pero también son causa de un gan debate sobre la utilidad del creciente aprendiza a que nos obligan y, como nuestro tiempo es limitado, sobre la ‘utilidad’ o no de ese aprendizaje que por falta de tiempo puede sustituir otros aprendizajes y por ahi se llega, según los defensores de las humanidades a una vision de la educación y el aprendizaje excesivamente ‘utilitarista’.
      Precisamente estoy releyendo en los ratos que puedo ahora un delicioso librito de Nuccio Ordine que se llama “La utilidad de lo Inútil” que como bien dice su reseña en realidad es un Oximorón: http://bit.ly/1kgkzVn
      Este libro, en realidad es una divertida pero al mismo tiempo reivindicadora de la ‘Utilidad’ oculta de las humanidades de las que muchos de sus defensores piensan que están menospreciadas por el mundo actual en el que la tecnología es omnipresente y su preeminencia utilitarista es la que ha relegado hoy a todas aquellas disciplinas, desde la filosofía a la poesía, desde la literatura a la lenguas clásicas, que están demasiado en segundo plano de toda la educación que se plantea para ellos, sobre todo por su utilidad’ práctica en una vida en la que todos nos hemos cubierto de una red personal tecnológica con todo tipo de artefactos, cada uno exigiendo de nosotros el saber manejarlo con soltura. Así que has propuesto en tu comentario un tema esencial en los debates sobre la educación actual. Y esto nos influye a todos.
      Fíjate que en tu comentario describes los aspectos ‘prácticos’ esencialmente en relación al uso de nuestra red personal de artefactos: “Con el WIFI, nos encontramos ante una conexión constante que nos obliga a consultar las novedades que tenemos cada 5 minutos”… “Nuestra red digital personal de esta forma va adquiriendo su propia identidad y responde a nuestras necesidades”, pero en ese afán práctico y respuesta inmediata que nos induce el que la tecnología responda a nuestras necesidades, muchas veces entre en conflicto con personas a las que es es mas difícil o muy difícil dar esa respuesta o aprender a la velocidad que exige el ritmo vertiginoso que la evolución tecnológica. En el mundo de le educación, esa exigencia está causando muchas turbulencias y fricciones entre ‘los de la tecnología’ y los ‘de humanidades’. El libro que te cito arriba es una muestra de esas fricciones.
      Gran tema el que lleva incluida tu reflexión que has desarrollado en tu comentario. Inés.


      • Gracias Adolfo por tus comentarios.
        Si nos circunscribieramos estrictamente a los ambitos formativos algo que deberia aprovecharse desde la educacion y que felizmente se esta difundiendo bastante son los llamados PLE ( Personal Learning environment) los cuales definen una red personal de recursos, herramientas y aplicativos pero relacionadas con el aprendizaje. Tomando en cuenta esta tendencia, considero que podria ser una excelente alternativa para conciliar el desarrollo de competencias formativas entre ellas las humanisticas que por lo general se piensa que no pueden ser desarrolladas a traves de recursos tecnologicos.
        Estos entornos PLE organizan el trabajo del estudiante. Contribuyen a que este reflexione acerca de lo que en verdad le puede ser util para el estudio de cada materia y planifica sus estudios seleccionando los recursos que se adaptan mad a cada una de ellas.


      • Vuelvo a escribir pues al parecer no se ha registrado mi comentario. Ante todo agradecerte Adolfo por tu comentario y presentar mi postura en torno al enfoque que se les da al campo de las humanidades a través del uso de las tecnologías.
        Considero que se abre muchas posibilidades y que las humanidades con las tecnologías no se contraponen y más bien llegan a conciliarse mutuamente.
        Una de estas posibilidades que me parece bastante interesante desde el campo formativo es la tendencia felizmente cada vez mayor de la incorporación de los llamados PLE (Personal Learning Environment) que son entornos en los cuales, la selección de recursos, herramientas y demás aplicaciones son efectuadas por los estudiantes de manera libre bajo la guía docente cuando son alumnos menores de edad pero que representa un importante paso hacia el desarrollo de la autonomía y la libre toma de decisiones por parte del alumno puesto que el estudiante al enfrentarse ante una materia determinada, va eligiendo aquellas herramientas y recursos que le pueden servir de apoyo en su trabajo escolar y/o universitario.
        De esta manera, él organiza por si mismo su plan de estudio, discriminando aquellos recursos que le servirán para superar la asignatura de aquellos que no.
        Los PLE permiten que los estudiantes trabajen a corto y mediano plazo de forma tal que el período de estudios y preparación para los examenes sea lo más exitoso. Los propulsores de los PLE indican que los alumnos deben estudiar de manera práctica y amena evitando la ansiedad y el estrés que podrían causarles el estudio de materias conocidas como “complicadas” para ellos.
        Los PLE en este sentido se adaptan a las características de los estudiante, a los distintos ritmos de aprendizaje.
        En resumen, se podría concluir afirmando que las tecnologías son medios que prácticamente se adaptan a todas las disciplinas y temas de estudio. La tarea del docente es orientar la correcta organización del estudio de sus estudiantes a través de una pertinente selección de aquellos medios que les sirvan como apoyo a sus estudios y que les centren en las metas de aprendizaje. Los PLE en esa línea me parece que se dirige a ello, a colaborar con los estudiantes a ver de manera pragmática y comprometida a la vez su proceso de formación. Es un atajo importante que los docentes deben brindarle a sus alumnos.
        Claro está que tampoco es tan difundido que los docentes sepan manejar de manera optima las tecnologías para permitirles recomendar o sugerir el uso de tal o cual recurso pero representa mucho ya que se empiece en la tarea por ellos mismos y por sus alumnos. Parte de estas competencias es que cada docente organice su propio PLE y así se va creando una cultura de manejo de recursos que se vaya actualizando de acuerdo al contexto en el que se desarrolle y a los cambios tecnológicos que de por sí son muy rápidos.


      • Considero que las tecnologías son bastante plásticas y se adaptan a cualquier tema o materia. Y las humanidades no es la excepción pues existen variados recursos que utilizandolos de manera inteligente pueden incorporarse como parte en los procesos formativos.
        Es cierto que la tarea de ir experimentando, probando con estos recursos y herramientas no es tarea fácil pues demanda un esfuerzo adicional de cada docente y representa invertir un determinado tiempo además del que ya tiene como docente con alumnos, empoderarse de ellos hasta adquirir cierto nivel de destrezas tecnológicas para poder conducir las clases diarias.
        Dependerá mucho de la disposición del docente por seguir aprendiendo, por explorar para ofrecer un servicio educativo más acorde con los tiempos actuales donde el uso de la tecnología es lo habitual.


  2. ¡Hola a todxs!

    Un post que invita a una reflexión crítica de cómo utilizamos los dispositivos digitales que tenemos a nuestro alrededor muy interesante.

    Destacar el punto en el que se menciona que ahora llevamos el móvil encima siempre y el cambio de jerarquías que eso supone, de lo que está cerca y lejos. En el móvil, llevamos acceso a nuestras comunicaciones (WhatsApp, hangouts, Gmail…) pero también a otro tipo de datos, por ejemplo: aplicaciones para acceder a nuestros datos bancarios, consumo del móvil…y más sorprendente aún documentos tales como puede ser la declaración de la renta. Es decir, llevamos la vida en el móvil, no creo que se nos ocurriera ir permanentemente con la declaración en papel, nuestros datos del banco…Nuestra Red Digital Personal es la que se tiene que adaptar a nosotros, no al revés. Las posibilidades que esta ofrece tienen que ser consideradas y readaptadas, no quedarnos en el nivel de lo que ofrece el fabricante. Configurar las aplicaciones con contraseñas, intentar que no se auto-completen los datos…es decir, medidas personales de configuración para asegurar toda nuestra información.

    Con respecto a cómo integrar toda esta Red Digital Personal en el ámbito educativo, tenemos que pararnos a pensar en los términos que usamos. ¿Permitir o prohibir el móvil? Permitir el uso del móvil en las aulas no es sinónimo de integrar el móvil en las aulas. Un estudio llevado a cabo en Reunido Unido (http://bit.ly/1Fj30f8), afirmaba que los estudiantes mejoraban sus resultados en un 6,41% prohibiendo el uso de los Smartphones. Si no integras el uso del Smartphone en las aulas, es decir, como un recurso educativo, los resultados que nos ofrecen son lógicos, ya que, es un elemento que distrae a los alumnos y alumnas, no lo estamos integrando en el proceso de aprendizaje.

    Os dejo a continuación un vídeo en el que se establece el debate: http://bit.ly/1T5ZY89


    • Interesante debate el que propones Beatriz. Los Smartphone son parte de nuestra realidad y para bien o para mal, parte de nuestra vida está condensada en el dispositivo. Creo que el uso que se le puede dar en el aula dependerá también del centro. Supongo que habrá centros que encuentren en él una potente herramienta. Otros que solo es una fuente de distracción. El Smartphone es una herramienta para la comunicación. Y cada centro debería analizar sus características y peculiaridades a la hora de integrarlo en su metodología. Porque no hay dos colegios iguales, tampoco debería haber una regla única respecto a su uso.

      Yo solo puedo comentaros mi experiencia a nivel usuario (y soy de las personas que va con el Smartphone a todos los lados, usándole de forma continua). Al gimnasio donde asisto habitualmente, se ha unido un grupo de chavales de 18-20 años que acuden juntos. Pues bien, es imposible que hagan un tabla de ejercicios seguida porque sus móviles están en todos los bancos y no pueden parar más de 30 segundos sin consultar la pantalla. Comprobado. Lo he cronometrado y después de cada ejercicio, sistemáticamente consultan el móvil y responden a los múltiples mensajes que les entran en ese momento. La gente de mayor edad dejamos el móvil en un sitio visible por si recibimos llamadas pero no a esa intensidad de dependencia.

      Si existe algún problema, creo que no es tanto de los dispositivos digitales que nos rodean sino de la imperiosa necesidad que tenemos de estar conectados y comunicados los unos con los otros. Y el medio digital ofrece posibilidades que antes eran impensables.


      • Ah, David, pasas casi de puntillas con lo de ‘para bien o para mal’. Si es así. La tecnología,como cualquier herramienta sirve para lo bueno y para lo malo. La cosa es que lo del ‘para bien o para mal’ tiene que ver con el ‘uso’ que cada cual haga de ella. Y ahi esta la principal cuestión, por ejemplo en educacion: cómo educamos a los alumnos y alumnas que aprendan a llevar a su práctica los buenos usos y se alejen o decidan rehusar los malos usos y cómo, dado su capacidad de atractivo, conseguimos hacer un uso mas racional que emocional de forma que no cree dependencia. porque hay muchas posibilidades de que sin darnos cuenta entremos en una dependencia tecnológica que see mas fuerte que nuestra decision de usar una tecnologica o no y de dejar de usarla si lo decidimos. es decir si la dependencia d e la tecnologia llega a ser mas fuerte que nuestra capacidad de decidir.


    • Hola Beatriz, me centro en lo que dices en el ´último’ del estudio llevado a cabo en Reunido Unido de prohibir el móvil en las clases tienes otras connotaciones que también quería señalar en paralelo a lo que tú describes.
      Prohibir el móvil en las clases significa que el centro educativo, o el profesor ha aceptado que es imposible conseguir que dentro de clase, los alumnos y alumnas lo usen solo para tareas educativas y de aprendizaje. Imagínate que los móviles de los estudiantes fueran de un tipo de móvil especial que solo sirviera para las cosas que se hacen en una clase y de nada mas. Prohibirlos seria como prohibir cualquier lápiz, que puede servir igual para tomar notas o para escribir tonterías o insultos a un compañero.
      Ya esta olvidado pero en el siglo pasado antes de los ordenadores salieron las calculadoras electrónicas que finalmente llegaron a ser baratas y de un tamaño muy cómodo. También hubo la polémica de si se debían de prohibir en los exámenes de primaria e incluso en las clases porque en el mundo educativo se decía que los niños no aprenderían a multiplicar, sumar o dividir mentalmente. Fue una polémica muy fuerte y extensa. Hoy en dia ya nadie se acuerda de aquel debate.
      El problema es que en realidad el teléfono no es un dispositivo pensado inicialmente para trabajar en cosas complejas sino solo para hablar a distancia. Los teléfonos móviles conectados a Internet (smartphones), en realidad, la industria los ha desarrollado para consumir contenidos y trabajar con ellos es porque ya sirve para casi todo. Y su interfaz no es capaz de ponerse ahora en ‘modo trabajo’ ahora en modo ‘ocio’. Sien embargo el modo ‘ocio’ es mas potente que el otro en los usos del smartphone. Pero imaginaos que la interfaz tuviera un modo ‘trabajo’ y en clase solo se pudiera usar para ‘trabajar’ las cosas de clase. ¿Algún profesor lo prohibiría? No creo. Solo aquellos que tienen que imponer su ‘authoritas’ de profesor mediante la prohibición y el castigo. Pero no a todos les ocurre eso; también hay profesores y profesoras que logran ganarse el respeto del alumnado y no necesitan prohibir nada en clase. Entre una u otra cosa hay toda una gama enorme de situaciones. No esta resuelto y veremos como evoluciona todo esto y como la gente decide ir enfrentándose a ello. Esto no ha hecho mas que empezar.


  3. Es Interesante ver nuestro ambiente digital, creo que seleccionar aquellos dispositivos que usamos nos hacen ver la cantidad de tecnología que tenemos a nuestro alrededor.
    Es cierto que el uso de muchos dispositivos nos lleva a utilizar muchos otros que son complementarios a los mismos. Por tanto el acceso a la tecnología es inherente al consumo de dispositivos
    En muchos casos distintos dispositivos tienen las mismas funciones… entonces yo me pregunto ¿realmente necesitamos tantos dispositivos?
    Personalmente pienso que, en muchas ocasiones, son muchas menos las necesidades que tenemos en cuanto a la adquisición de dispositivos, la mayoría de las veces nos ciega un consumismo atroz por tener el último modelo del mercado que no cambia mucho del anterior.
    Por tanto ¿tenemos necesidades creadas por intereses mercantilistas? realmente creo que en muchos casos sí. Muchas personas están realmente obsesionadas con tener el último modelo de un dispositivo u otro y no se dan cuenta que llegan a pagar 700€ o más por un smartphone igual que el anterior, sólo cambia el exterior o la cámara…. A mí entender, es realmente preocupante esta situación en la que llega a costar más un dispositivo electrónico que un viaje por ejemplo.
    No sé que nos deparará el futuro en este sentido, de todos modos tener el mapa ambiental propio ayuda a conocer que dispositivos tienes y pensar cuales usas realmente.


    • Hola Sara. Leer tu comentario me sugiere algunas reflexiones.
      La primera es sobre si el uso de la tecnología es algo liberador, o no lo es.
      No hace mucho asistí a otra conferencia de Richard Stallman, que fue quien formuló las cuatro libertades del software libre, que con el tiempo se han convertido por extrapolación, además, en paradigma de las libertades en el uso de la tecnología y cómo nos planteamos esas ‘libertades’. Sobre la tecnología se ha argumentado desde diferentes puntos de vista sobre su carácter ‘liberador’. Es decir, se supone que el buen uso de la tecnología nos hace más libres. Igual que en el software, como dice Stallman, no siempre: depende de cómo sea ése uso. Tu hablas en la primera linea de ‘seleccionar aquellos dispositivos que usamos’. Ese es muy buen tema porque deberíamos pensar antes de tomar esas decisiones sobre seleccionar los dispositivos, en relación a qué dispositivos nos solucionan cosas y cuáles nos crean una dependencia, -por usar la terminología de Stallman-, sin ser en realidad una solución para algún problema o necesidad concreta que tengamos o cuáles se convierten an algo que hace dedicar nuestro tiempo, esfuerzo y trabajo a alguien que saca su provecho. Michail Bletsas, director de computación del Media Lab me dijo en una entrevista “Debes saber que si un servicio es gratuito el producto eres tú” ( la puedes leer aquí: http://bit.ly/1z2gQOM ). ¿Que quire decir eso? Pues que en mi opinión, las tácticas comerciales de los fabricantes de tecnología pueden llevarnos a consumir tecnología en lugar de usar la tecnología para satisfacer nuestras necesidades y no las del fabricante. Cuando hablo de dispositivos, no solo hablo de los dispositivos con para física, también hable de los servicios tecnológicos inmateriales basados en software y en la red.
      Coincido contigo en que “Es cierto que el uso de muchos dispositivos nos lleva a utilizar muchos otros que son complementarios a los mismos. Por tanto el acceso a la tecnología es inherente al consumo de dispositivos”. Pero no todos los ‘consumos’ son iguales. Extrapolando a la alimentación: no es lo mismo consumir alimentos para satisfacer nuestras necesidades de nutrición que consumir alimentos que nuestro cuerpo no necesita pero lo hacemos inducidos por ejemplo, por la publicidad, o las modas, etc. Volviendo a la tecnología, nuestra consumo tecnológico debería ser mucho mas racional y ético.
      Y a tu pregunta: “¿tenemos necesidades creadas por intereses mercantilistas?” la respuesta es que , en mi opinión, no son verdaderamente ‘necesidades’: son conductas inducidas por los ‘intereses mercantilistas’, cuyo propósito mas nuevos, por decirlo en frases del nuevo marketing es que ‘paguemos por tener una experiencia’, mas que por usar la tecnología para satisfacer une necesidad nuestra real.
      En resumen, estoy bastante de acuerdo contigo y sobre todo, este es el tipo de reflexion que pretendía que hicierais al escribir este post.
      Gracias por tu estupendo comentario, Sara.


  4. Me parece muy interesante este tema me ha hecho reflexionar sobre la tecnología que nos rodea. Si me paro a pensar, a lo largo del día interactúo, muchas veces, con casi todos los aparatos tecnológicos que forman mi entorno virtual.
    En mi puesto de trabajo es fundamental que utilice la tecnología ya que las bases de datos que realizamos sobre nuestros clientes sería imposible poder tenerla de manera física. Por otra parte, actualmente, para estudiar también necesito el uso de la tecnología: videoclases, blog o chats a los que atender. Pero en mi tiempo de ocio también utilizo los dispositivos móviles: consultar carteleras, eventos o direcciones.
    Muchas veces me veo superada por el uso de la tecnología y lo único de lo que me quedan ganas es de coger un buen libro y liberarme de tanta pantalla.
    Por eso creo que la educación mediática es necesario, tanto en adultos como en niños para poder fomentar el buen uso de todos los dispositivos. Pero también es necesario que se enseñe que es compatible el uso de la tecnología sin dejar al lado otras tradiciones para lograr un equilibrio.
    Aunque educar e estos puntos es importante, como se señala en el post también es muy importante comenzar a decidir por uno mismo del uso que quiere hacer de la tecnología independientemente de lo que el mercado marque o las propias marcas: acabar con el “ansia” de conseguir siempre el último dispositivo aun contando con uno que apenas esté utilizado.
    Para esto, aún nos queda mucho trabajo y propuestas que mejoren este panorama…


    • Hola Ahinoa, ese era mi propósito, generar en vosotros una reflexión sobre el uso de la tecnología que nos rodea.
      Dices: ” Muchas veces me veo superada por el uso de la tecnología y lo único de lo que me quedan ganas es de coger un buen libro y liberarme de tanta pantalla.” Tu frase es el reflejo de una situación muy común y se ha convertido ya en un tema social, no solo es tu caso particular. Es un tema sobre el que en educación no se hace énfasis, en ese sentido. A lo que dices de la ‘educación mediática’, Henry Jenkins le llama “Media Literacy’, ‘Alfabetización en Medios Digitales’.
      La tecnología es algo que nos rodea ya desde la infancia y la suma de dispositivos y de sus capacidades de comunicación a distancia es algo que no se puede soslayar ni ignorar en educación.
      Otro tema que tocas en tu comentario, es la cada vez menos evidente separación entre uso de trabajo y prácticas de la vida personal (no solo ocio). Esa sutil separación induce mucha veces que la gente tienda a la ‘procrastinación’ ( http://bit.ly/1RGjKQj ).
      Dices algo importante: “decidir por uno mismo del uso que quiere hacer de la tecnología”. Ese es el tema, pero conseguir eso pasa por ser capaces de enfrentarse a la poderosa persuasion de la publicidad y de la ficción de las modas. Y eso pasa por procesos de reflexion como el que describes.
      Gracias por tu comentario.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: