Posts Tagged ‘trabajo en red’

h1

La incomunicación de la comunicación ubicua

abril 25, 2014

La evolución en los usos de la tecnología ‘móvil’, sigue avanzando vertiginosa. Por una parte, surgen nuevos dispositivos mas y mas avanzados, con mejor conexión y con curva de aprendiza mas baja. Incluso la relación de los usuarios con los propios nuevos medios digitales ya en uso también cambian. Mi amigo, el profesor del Instituto de Empresa Enrique Dans publicaba hace pocos días en su blog una interesante reflexión sobre los cambios de uso en el e-mail ante el empuje de la mensajería instantánea, sobre lo que ha publicado un articulo titulado: “La mensajería instantánea se come al e-mail”, en relación a la poderosa expansión de la famosa aplicación Whatsapp. La reflexión que hace Enrique sobre el balance de la comunicación síncrona-asíncrona, y la la gestión de la intrusividad me resulta muy interesante. Sin embargo, creo que conviene entrar en el tema en las forma de uso y los objetivos del uso de la comunicación liberada del lugar. Como podemos comunicarnos ya en cualquier momento y desde cualquier lugar, ya parece no distinguirse que la comunicación tenga propósitos de ocio, de trabajo, de diversión o de necesidad instantánea ya que es algo que funciona a través del mismo dispositivo que maneja la misma persona. No sólo es importante el balance de la comunicación síncrona-asíncrona que comentaba Enrique, es también decisivo cómo vamos a manejar esta hibridación entre trabajo/ocio; acciones de comunicación de la vida personal versus acciones de la vida profesional.  Y habría que reflexionar sobre otros tipo de intrusividad concreta…. por ejemplo, al usar el móvil en casa, para gestionar asuntos del trabajo… ¿la comunicación de lo ‘profesional’ es algo ‘intrusivo‘ para la vida familiar?,  y trasladado el tema al entorno de la educación, ¿los mensajes de whatsapp que que tratan de temas de cotilleo entre amigos reciben o intercambian alumnos de una clase mientras están dentro de un aula, en la que esta teniendo lugar una clase, ¿es algo negativamente intrusivo para el acto docente de esa clase? ¿pueden hacerse usos de aprendizaje de esa tecnología dentro de la clase, evitando sus inconvenientes? Parece que la gestión de este tipo de intrusividad entre ocio/trabajo no está resuelta. Y las normas para resolverla ¿debe haberlas, o son cosas de la ‘autoregulación’ propia del respeto que pueda tener el alumnado hacia el profesor? ¿Es cosa de que sea el profesor o profesora quién dicte las normas de uso de la tecnología de conexión ubicua dentro del aula? ¿O debe dictar la dirección las normas y los tipos de uso de los dispositivos dentro del centro educativo? Surgen multitud de preguntas que responder.

Bansky G abril 2014 500 pxLa pintura “Mobile lovers”, que el famoso grafitero Bansky dejó pintado hace poco en la calle Clement Street de Nueva York

En la vida personal, el empuje de la conexión ubicua también causa su efecto. Y esos efectos estan pasando a debatirse socialmente porque ocurren tan a menudo que no se pueden negar. Hasta el famoso artista de la calle y grafitero Banksy: ha denunciado e un obra en Nueva York lo que aparece como la ‘comunicación de la incomunicación’ de los smarphones en una pintura llamada “los amantes del móvil (Mobile lovers)”, que el periodista Christopher Hooton en el diario The Independent descríbe así: “la pintura muestra esta luz artificial que vuelve notablemente fantasmagórica la escena, con una sombra de autismo sobre los protagonistas, que prefieren revisar por enésima ocasión sus mensajes de redes sociales a disfrutar del momento que comparten”. ¿Calificar de ‘autistas’ a los jóvenes amantes, está en lo que muestra la propia pintura o es una interpretación de la generación anterior que no usó smartphone en todo momento y todo lugar? Quizá los jóvenes y nativos digitales poseen o están desarrollado unas habilidades adaptadas a un mundo de creciente comunicación ‘ubicua’ que quienes no las tuvieron y no las tienen, no acaban de asimilar.

Sin embargo, no todos los adultas piensan lo mismo. Henry Jenkins, fundador  y director del Comparative Media Studies Program en el Massachusetts Institute of Technology , hoy profesor de  Communicación, Periodismo, y de Artes Cinematicas en  la Universidad del Sur de California, piensa que  esas habilidades ya se pueden definir y las formuló como una nueva misión de la educación y su aprendizaje : “Si fuera posible definir la misión general de la educación, se podría decir que (hoy) su propósito fundamental es asegurar que todos los estudiantes se beneficien del aprendizaje de una manera que les permitan participar plenamente en el entorno público, la comunidad creativa global y la vida económica”. Para ello definió las once habilidades que va a resultar imprescible dominar a los jovenes, -ya también a los no tan jóvenes-, de cara a su vida del futuro inmediato en un mundo dominado por la cultura de los nuevos medios digitales y sociales (New Media Culture). Estas once habilidades/capacidades (skills) para actuar intelectualmente de forma ‘ubicua’ mas allá de la distancia física, son:

  • Play/Jugar/Participar >  experimentar con lo que nos rodea como una forma de resolución de problemas.
  • Performance/Actuación >  adoptar identidades alternativas para el propósito de la improvisación y el descubrimiento.
  • Simulación >  interpretar y construir modelos dinámicos de los procesos digitales en la vida y el mundo real.
  • Apropiación > probar distintos significados y remezclar contenidos de los medios digitales.
  • Multitasking/Multitarea/Multifunción > explorar el propio entorno y el cambio de enfoque según sea necesario para detalles significativos.
  • Cognición Distribuida >  interactuar de manera significativa con las herramientas que amplían capacidades mentales.
  • Inteligencia Colectiva > compartir conocimientos y comparar ideas con otros hacia una meta común.
  • Judgement/Análisis objetivo > evaluar la fiabilidad y credibilidad de la información diferente fuentes.
  • Navegación Transmedia > seguir con certeza el flujo de las noticias e informaciones a través de múltiples modalidades y medios digitales.
  • Networking/trabajo en red > la capacidad de buscar, sintetizar y difundir información.
  • Negociación > la capacidad de viajar a través de las diversas comunidades, discernir y respetar múltiples perspectivas, avanzar siguiendo normas alternativas.

Estas habilidades, según Jenkins vas a ser necesarias para desenvolverse con soltura en los usos profesionales de los nuevos medio digitales y por ello propone usarlos en la educación. Eso casi nadie lo duda ya de que es necesario. Y hay muchas preguntas sobre cómo integrarlas en nuestro inercial mundo educactivo.

Somos, en general todos nosotros muy inerciales y miméticos en el uso la tecnología y parecemos convencidos que todos lo usuarios actúan igual que nosotros con las tecnologías que usamos, cuando en realidad hay, en la tantas formas de usar la tecnología como usuario dada la enorme diversidad de las formas de cognición humana. También ocurre que el entusiasmo que provoca el poder usar la tecnología de forma que nunca han sido posible antes puede hacer que se use como una moda, al estilo hipster, a veces como una necesidad ficticia, e incluso en algunos casos convertirla en un fin en sí mismo, en lugar de un medio para obtener un propósito. Hay mucho que debatir. Espero vuestros comentarios.

Tecnologia intrusiva 500pxEn la foto, un adulto que parece resignado ante el entusiasta uso omnipresente de la parafernalia tecnológica por las jóvenes.

Anuncios
h1

¿Dónde cabe lo ubicuo?, por Marta Guerrero

junio 9, 2010

La idea central: el aula ya no es el único lugar para aprender, ni los contenidos académicos los únicos que interesan. Sabemos que la sociedad civil va por delante de la práctica
tecnológica que tiene lugar en entornos educativos formales. Pero además, como dejó bien claro Tim O’Reilly, lo ubicuo no conlleva sólo un cambio tecnológico, sino una nueva actitud, una nueva cultura.

Considerando la reticencia de nuestras instituciones educativas a aceptar cualquier tipo de innovación pedagógica , las dudas son:

¿Cómo vamos a conseguir que ésta cultura entre en ellas?

¿O están tan ancladas en el pasado que esto parece imposible y hay que buscar espacios alternativos?

¿Cuáles son estos espacios y cómo los vamos a (auto)gestionar?

La foto está tomada en la 11ª edición del festival ZEMOS98, que estuvo dedicada al concepto “educación expandida” .

Es una sesión de un taller  en el que se imaginaba un proyecto de aprendizaje horizontal que se quería generar en un centro social ‘okupado’. Se estaba retransmitiendo por streaming,
a través de un canal que incluía un chat desde el que se podía intervenir, además de comentarla por Twitter y documentarla en un blog

La sala era un lugar de paso dentro de la sede del festival, por lo que había participantes que iban y venían y se incorporaban aleatoriamente. Entre las personas que aparecen en la foto hay estudiantes universitari@s que están
faltando a clase, profesor@s con décadas de experiencia en educación primaria y responsables del Museo Reina Sofía, por ejemplo.