Archive for the ‘Ana Peregrina’ Category

h1

Sólo las mujeres pueden tener avatares femeninos

mayo 13, 2014

La red nos permite poder ser lo que queremos, lo que deseamos que piensen los demás que somos, o lo que en la vida real no nos atrevemos a ser. El cambio de género en los perfiles con los cuales nos comunicamos o presentamos en la red no es un fenómeno nuevo, puede decirse que existe prácticamente desde que surgió Internet, a esta práctica se le denomina gender-switching.

Ana y Elena avatares femeninos

 

Los  mundos  virtuales  como  “Second  life”  o  juegos  como  “World  of  Warcraft”  (WoW)  pertenecientes a los llamados videojuegos de rol multijugador masivo en línea (MMORPG)  han  permitido  durante  años  a  los  jugadores  experimentar  con  otras  identidades  de  género.  Son  muchos  los  que  simulan ser hombres o mujeres siendo biológicamente lo  contrario.

En 2007, saltó la noticia de que una importante compañía china de MMORPG prohibía travestirse  a los hombres, especificando que sólo mujeres podrían tener avatares femeninos. Para ello, les obligaban a los jugadores a realizar una comprobación a través de sus webcam. Rápidamente la red se hizo eco y muchos comenzaron a indagar, llegando a la conclusión de que parecía ser un bulo lanzado para incitar la reflexión.

Muchos son los expertos que han llevado a cabo estudios para determinar por qué las personas utilizan avatares de género opuesto al suyo cuando interactúan en red. Y ofrecen datos que nos indican que al menos un 54% de hombres han jugado o juegan con avatares femeninos y un 70% de mujeres han usado o usan avatares masculinos. Las razones que destacan para ello van desde conseguir ventajas en el juego, tales como mejor trato por parte de otros jugadores o regalos de armas o dinero, hasta como medio para promover la experiencia de juego en un mundo virtual de una manera diferente.

Los propios jugadores de MMORPG  (Juegos de Rol Masivos Multijugador  On-Line)se han hecho eco en sus foros de la polémica y muchos explican motivos de por qué utilizar avatares de género opuesto, coincidiendo con muchos de los resultados de los estudios, además de recurrir a temas de índole más sexual. Pues muchos no están de acuerdo con el cambio de género porque además de jugar buscan flirtear con otros avatares y se sienten engañados cuando descubren la verdadera identidad de género del otro jugador. Mientras otros dicen que: “Cuando roleas interpretas, es puro teatro, empatía hacia tu personaje…Diviértete con el halo de posibilidades que esto te ofrece”, invitando a otros jugadores a experimentar lo que deseen sin importarle lo que otros puedan decir.

Todo esto nos lleva a destacar que desde hace dos décadas se ha iniciado una profundización en la investigación sobre la identidad de las personas en torno al género, es decir, la exploración de los roles masculinos y femeninos encarnados indistintamente por hombres y mujeres. La identidad de género suele confundirse, a nivel popular, con la orientación sexual cuando realmente no tiene mucho que ver. Por ello, Organizaciones de Derechos Humanos, como Amnistía Internacional, se esfuerzan en divulgar la diferencia terminológica para evitar las violaciones de derechos humanos a las que se le someten a muchas personas por  su orientación sexual o su identidad de género.

En entornos académicos y de investigación psicológica y social ha calado con fuerza la denominada Teoría queer, que investiga cómo las identidades masculinas o femeninas así denominadas son solo fruto de las costumbres, de las construcciones sociales, pero no son innatas al ser humano. Por ello hay muchas personas con el deseo de “transgredir” o al menos explorar otras partes que percibe dentro de sí pero a las que no puede darle una vía de expresión probablemente por los convencionalismos que les rodean. Por ello, esta teoría, rechaza la clasificación de los individuos en categorías universales y fijas, como “hombre” o “mujer”, “heterosexual” u “homosexual”, “transexualidad” o “travestismo”.

Desde el inicio del presente siglo la investigación sobre identidad de género se está configurando como uno de los puntales tanto performáticos, como sociales como de investigación.

Recientemente en Barcelona, se ha desarrollado un proyecto llamado “The machine to be another” (la máquina para ser otro), en el que basándose en la tecnología de la realidad virtual, los usuarios pueden verse desde la perspectiva del  otro. Su último experimento llamado Gender swap” (cambio de género), permite a un hombre y una mujer intercambiar puntos de vista y vivir lo que se siente con un cuerpo de otro sexo. Con ello, se suscitan reacciones de tipo emocional y psicológico que desbloquean búsquedas identitarias que pueden permanecer aletargadas de otro modo.

Vídeo editado por Elena García-Oliveros, que incluye imágenes del proyecto “The machine to be another”del colectivo BeAnotherLab dedicado al arte colectivo interdisciplinario dedicado a investigar los experimentos de ‘encarnación’ y telepresencia (CC)

La polémica que aquí reflejamos nos habla de otro entorno donde los individuos se buscan a sí mismos también en el campo de la identidad de género, en este caso a través de su avatar.

(Texto, vídeo e imagen: Ana Peregrina y Elena García-Oliveros, licencia CC 3.0 )