h1

Vuelve la cultura española del pan tradicional

abril 22, 2017

Salvador Pla es un entusiasta. Heredó la pastelería y el horno de su padre, que se llama Monpla, . Y, lejos de hacer lo más fácil, que hubiera sido simplemente hacer lo mismo que se hizo allí durante décadas, decidió no hacerlo como siempre, sino hacerlo aún mejor. Para conseguirlo, viajó para formarse en los mejores lugares de Francia y Suiza. Luego volvió y, contra pronóstico, recuperó lo mejor de nuestra tradición cultural de siglos, tanto en el pan como en los dulces. Hizo algo que ha resultado ser revolucionario y, al tiempo, muy simple: eligió el camino contrario al de los sistemas industriales que nos han robado el sabor, y el olor de los los panes y los dulces de siempre. El camino, en realidad es simple de explicar: sustituyó en su trabajo la química, por la física: es decir, eligió primero las materias primas más naturales; después y aplicó sobre ella, de forma muy inteligente, la tecnología para controlar coas como: temperatura, frío, presión, vacío, condensación, vapor, texturas,… eliminando al máximo las reacciones químicas en la elaboración de su pan y sus dulces. Es decir, volviendo al método natural, mucho más saludable. Y eso, ahora, ha resultado ser revolucionario. Así, nos ha hecho felices a mucha gente de mi barrio que vivimos cerca, y que prefierimos en el pan la esencia saludable y el mejor sabor. Y resulta que no es el único. Por ejemplo, en EE.UU. también ha habido quienes ha hecho el mismo análisis  y encontrado que se puede estar en vanguardia, pasando a través de lo mejor de la sabia tradición. Esta es, muy resumida, su historia. Ahora, en unas imágenes que hecho para vosotros, os muestro su proceso, -solo algunos ejemplos-; sobre cómo fabrica el pan y los resultados que consigue Salvador. En cuando a los sabores y olores deberéis creer lo que os digo, pero viendo las imágenes, no os será difícil. Vamos por partes…

Primero: reparar la ‘masa’ para hacer el pan: harina + agua, fermentación natural, luego al horno. Pero antes se han elegido harinas de trigo molidas a la piedra, sin aditivos ni conservantes.

Salvador nos muestra la masa que después dará lugar a los panes tras una fermentación natural que suele dura entre 8 y 16 horas. (Ampliar + la imagen)

Después, tras una muy lenta fermentación, la masa al horno con tiempo y temperatura exactos, y este es el resultado:

A la izquierda, Salvador sacando del horno ‘Pan de cristal’, (el más crujiente que existe). A la derecha, sacando una ‘foccacia’ (pan de origen italiano), con aceite de oliva y romero. (Ampliar + la imagen).

Estos son algunos de los deliciosos panes de Salvador:

El 1: Pan de aceitunas negras y albahaca: el 2, una ‘focaccia‘ de verduras deshidratadas; el 3, Pan de hojaldre (combina perfecto con el jamón ibérico); el 4, Pan de huerta (valenciana); el 5, ‘Pan de viaje’ Monpla (se llama así porque dura perfecto muchos días); el 6, Pan ecológico de calabaza; el 7, Pan redondo; y el 8, Pan de nueces. (Ampliar + la imagen)

Si sois muchas personas en una comida familiar, lo mejor es una gran ‘hogaza‘ de pan’. Mira las fotos:

A la izquierda, Salvador nos muestra un ‘pan dulce’, al que llamamos ‘Panquemao‘, recién hecho; a la derecha podemos ver la imagen frontal y desde arriba de una ‘hogaza‘ grande de pan, de unas seis libras, perfecto para comidas cenas de muchos comensales o familiares. (Ampliar + la imagen).

Y aquí, finalmente, podéis ver el aspecto que tiene la muestra de panes que hace Salvador expuestos, en su horno-pastelería para que puedas elegir.

El muestrario que ves l¡al entrar en Monpla, para elegir qué pan quieres comprar. En la foto se ve: Pan tostado, pan de fibra, o integral; Pan para bocadillo, pan de hojaldre, o de calabaza, Pan de nueces y de aceitunas, Pan de agua y de huerta. Y en el borde derecho de la imagen, algo típico español y valenciano: se llaman ‘rosquilletas‘. ( Ampliar + la imagen )

Después de leer este ‘post’, seguro que sois ya expertos en pan tradicional español. Si tienes alguna duda, por favor pon un comentario y te lo explicamos. ¿Se parecen estos panes a lo que compras en tu barrio para comer en casa?

Esperamos vuestros comentarios y que os haya gustado saber sobre nuestro pan tradicional. ;-).

…………….

Este post ha sido creado por Adolfo Plasencia. Las fotos la he hecho yo mismo para este post.

Sobre mí: soy de Bugarra, (Valencia), y como has podido comprobar en el post, me gusta el buen pan. 😉

h1

Empieza la leyenda de los Amantes de Teruel

abril 17, 2017

“Hubo una vez, en Teruel durante el siglo XIII, un rico mercader que tenía una hija muy bella. La muchacha, de nombre Isabel de Segura, y un muchacho pobre, pero honrado, de nombre Diego de Marcilla, se encontraron un día en el mercado y se enamoraron profundamente…”

En el Balcón de la Casa de la Comunidad de Teruel, un palacio del siglo XVI se escenifica parte de la Leyenda. Foto: Javier Soriano.

Así empieza la leyenda de los Amantes de Teruel, que data del siglo XII. Su historia de amor ha dado pie en nuestros días a una festividad en la que la ciudad entera se convierte durante tres días en una villa medieval. Las Bodas de Isabel de Segura, que así se denomina la fiesta, recrean la llegada de Diego, el enamorado, su encuentro con su amada Isabel, que acaba de casarse con otro y todo lo que sucede hasta la trágica muerte de los enamorados.

Lo caballeros medievales celebran luchas, duelos y torneos a lanza y espada, ante el público, en la plaza de toros de Teruel. Foto: Javier Soriano.

Toda la obra teatral transcurre en la calle, en actos públicos por calles y plazas a escasos metros del nutrido público asistente. Además se celebran numerosos actos públicos como un torneo de caballeros medievales y justas, exhibiciones de cetrería, interpretación de cómo eran las quemas de brujas… además de mercado y por supuesto comida, mucha comida.

La comida turolense cocinada en la calle para muchas personas, es un ingrediente fundamental de esta fiesta. Foto: Javier Soriano.

Los ciudadanos de Teruel forman agrupaciones, llamadas jaimas (el nombre se debe a que se reúnen en tiendas que recuerdan a las de los pueblos nómadas del norte de África) , con una temática particular que recrean artes y oficios de la época. Y cada una exhibe sus habilidades a los visitantes. Podemos encontrarnos desde los temibles guerreros almogávares o la orden del temple (Caballeros templarios) encargada del buen discurrir de los actos, hasta herreros, panaderos o armeros… unos 150 colectivos en total.

Por las calles de la ciudad tienen lugar desfiles y bailes, con gente vestida como en la Edad Media. Foto: Javier Soriano.

Por último señalar que Las Bodas se celebran un fin de semana cercano al 14 de febrero, San Valentín, día de los enamorados, con lo que se convierten en el perfecto fin de semana enamorado. Os animo a todos a visitar Teruel y si queréis saber más de Las Bodas, visitad la página web oficial.

Podéis leer la leyenda completa de los Amantes de Teruel, aquí. Y saber más de la Leyenda y la fiesta aquí:

………………….

Post creado por Javier Soriano, que espera impaciente vuestros comentarios. 

Sobre mí:  Me considero un aprendiz de hacker, en el sentido mas romántico de pirata informático. Y, probablemente sería el grumete, si me hubiese enrolado en un barco de esos que surcaban los siete mares con su bandera negra en lo más alto del palo de la vela mayor. Y, en plan serio, me puedo describir como programador, analista, profesor pesado (sin abusar), y enamorado de casi cualquier cosa con teclas. Ademas de amante de la naturaleza, rugbier y ‘bicicletero’ empedernido.

 

h1

Entre un minuto y 90 segundos

abril 17, 2017

El pub está lleno. Cuesta caminar, hablar, moverte y hasta quedarte en el mismo lugar. Llegas a la barra del bar. Esos diez minutos tienen un reloj a parte. Usan el mismo reloj que los viernes antes de terminar de trabajar. Cuando el barman se acerca, no le entiendes. Pero estás confiado. Tu respuesta la conoce el Sindicato de Barmans del Mundo (SBM). Si existe, debe tener su sede en Dublín. Justo entre el “techo gris” y el río Liffey que pasa, justo por al lado de la mítica fábrica Guinness.

Nueve mil años, -dijo Roger Ayats-. Y al que firmó el contrato, le gustaba tanto la Guinness como a la nación entera en 1759. Pero a William Sealy Gosset le gustaba, por lo menos, igual. Tanto, que sus controles de calidad, publicados bajo el nombre “Student”, dan nombre al test T de Student (utilizado en todas las universidades del mundo). Y como le gustaba también al encargado del registro de patentes, que accedió a registrar el arpa como símbolo. Hoy en día, la bandera irlandesa tiene el arpa al revés, y, sin embargo, no se registran quejas, que sepamos.

Toneles en la fábrica Guinness. Foto: Bruno Scotto.

Al pedir una cerveza Guinness, hay que esperar. Hay que dejarla reposar y asentar. Es el nitrógeno lo que la hace tan especial. O, tal vez no. Quizás, sea porque hace que se ponga en marcha ‘un reloj aparte’. Entonces, ahí, es a ti a quien te gusta esperar. Porque entre un minuto y 90 segundos, hay más de 258 años de historia. Y porque, como dice el eslogan de Guinness, “Good things come to those who wait”.

¿Por qué otra razón, si no, esperarías tú durante un rato tan largo?

…………..

Post creado por Bruno Scotto.

Sobre mi: Hola a tod@s!

Me llamo Bruno y hace dos años vivo en Irlanda. Decidí mudarme al terminar la carrera de sociología en la Universidad de Barcelona. Soy argentino pero viví en España durante 12 años! Me gusta definirme como un ciudadano del mundo,  sin prejuicios y con ganas  de conocer nuevas culturas e idiomas. También como un gran fan de la cultura gastronómica española, la carne argentina y la cerveza irlandesa.

Espero que nos conozcamos mejor tras vuestros comentarios a mi post. Los espero. 
Saludos!
h1

A Coruña. La ciudad con el sonido de mar más bonito del mundo

abril 17, 2017

Vivo en la ciudad con el sonido del mar más bonito del mundo. Se llama A Coruña. Y no sólo lo decimos los que vivimos en ella, lo dicen también en Slupsk (Polonia). En el 2010 hubo un concurso en esta ciudad, llamado “El sonido del mar”, que nombró la playa del Orzán (A Coruña) como el lugar que tiene mejor sonido del mar del mundo.

En la foto de la derecha, se puede ver la entrada a la ensenada de Orzán, y en el lado izquierdo, la Torre de Hércules, símbolo de A Coruña, y el faro en funcionamiento más antiguo del mundo, edificado por los romanos y que está ahí desde el siglo I. Foto: Sara Paz Mongil.

Panorama de una de las playas de A Coruña. Foto: Sara Paz Mongil.

Los coruñeses (habitantes de esta ciudad) estamos muy orgullosos de nuestras playas, que rodean gran parte de la costa ya que A Coruña es una península. Tan contentos estamos con ellas que celebramos ahí una de las fiestas más importantes de la ciudad: La Noche de San Juan. Cada año, la noche del 23 de junio, miles de personas se acercan a las playas a celebrar lo que llamamos “a noite meiga” (la noche embrujada). Conciertos en la arena de la playa, comida, bebida, farolillos volando por el cielo y, sobre todo, hogueras.

La puesta de sol de A Coruña es la que sucede más tarde en España. Foto: Sara Paz Mongil.

Cada grupo de amigos junta maderas y otras cosas que tenga por casa (apuntes del instituto, por ejemplo) y monta una hoguera que se encenderá, como todas las demás, a las 12 de la noche. Cuenta la leyenda que hay que saltar 9 veces por encima de la hoguera para ahuyentar los malos espíritus y las brujas. No sé si será verdad, pero lo que sí que os puedo decir es que se trata de una noche mágica, en la que por una vez, el fuego y el agua del mar conviven durante horas en un mismo espacio. ¿Te animas a unirte a la fiesta?

A Coruña se prepara para las fiestas de San Juan más completas de la historia. Air Europa (2013).

…………..

Este post ha sido creado por Sara Paz Mongil, alumna de la UNED, que espera ahora vuestros numerosos comentarios.

Sobre mí: Me llamo Sara y tengo 23 años, aunque a veces puedo aparentar más, y a veces menos. Soy coruñesa de nacimiento, salmantina de adopción y mancuniana (gentilicio de Manchester), de corazón. Pienso llegar a ser bibliotecaria infantil. Para llegar a conocerme bien hay que navegar largos kilómetros, derribar altas murallas y vencer a numerosos monstruos verdes de cuatro ojos. Me encanta debatir de todo y defender el té ante el café, o indignarme porque este mundo cada vez va a peor y a casi nadie parece importarle. Ah, y odio el queso, aunque no tenga nada personal contra sus adictos, pobrecitos ;).

h1

Un Viaje de Vértigo

abril 16, 2017

España es uno de esos países que siempre parece estar dispuesto a sorprenderte. Cuando piensas que ya lo has visto todo, entonces descubres un nuevo rincón, un lugar hasta ese momento desconocido que te deja totalmente impresionado. Más allá de las típicas postales o fotos de Barcelona, Bilbao o Sevilla, de los tópicos sobre nuestra gastronomía y el turismo de sol y playa, nuestro país ofrece multitud de oportunidades para vivir experiencias realmente auténticas e inolvidables.

El célebre puente que une los dos lados de la garganta del río Guadalhorce, es parte del ‘Caminito del Rey’. (Ampliar + la imagen) Foto: Pascual Ruiz Martinez.

En esta ocasión os hablaré sobre un recorrido que se llama Caminito del Rey. Este sendero de más de siete kilómetros de longitud tiene el curioso mérito de ser el camino más peligroso de Europa. Se sitúa a unos 50 km al norte de la ciudad andaluza de Málaga  y fue inaugurado en 1921 por el rey Alfonso XIII (bisabuelo del actual), de ahí su nombre.

El caminar por la pasarela colgada de la pared vertical de roca tiene la emoción está garantizada (Ampliar + la imagen). Foto: Pascual Ruiz Martínez.

Esta vía servía para comunicar los distintos embalses del río Guadalhorce, sus canales y la red eléctrica a lo largo de dos angostos desfiladeros de más de 100 metros de altura sobre el estrecho río. El camino estaba hecho de hormigón y hierro y con el tiempo se deterioró tanto que se declaró inservible.

En el año 2015, tras una intensa recuperación de las pasarelas y el entorno, el “Caminito” abrió sus puertas de nuevo al público. Realizar el trayecto ahora es totalmente seguro, pero si tienes algo de vértigo, mejor quédate en casa. 😉

Hay quien recorre el Caminito del Rey sin mirar nunca hacia abajo. Como algunos de los de la foto. (Ampliar + la imagen). Foto: Pascual Ruiz Martínez.

El “Caminito” no es sólo un senda con unas vistas impresionantes que te dejarán atónito; también es muy interesante su historia y su geología (te sorprenderán las enormes paredes de estratos verticales y sus fósiles). Tiene mucho interés su singular vegetación, la posibilidad de hacer otras ruta y practicar deportes acuáticos en su entorno. Visitar cuevas prehistóricas o los bonitos y pintorescos pueblos de alrededor son otras tantas opciones que te ofrece este maravilloso lugar.

Llegados a este punto, ya pueden disfrutar de las vistas que da la altura quiénes son valientes. (Ampliar + la imagen). Foto: Pascual Ruiz Martínez.

Si vienes a España déjate caer, -no del todo, 😉 -, por el Caminito del Rey. Pasearlo es una experiencia que no deja indiferente a nadie y no es apta para cardíacos.

……………………………………

Este post ha sido creado por Pascual Ruiz Martínez:

Sobre mí: Saludos a quienes estáis aprendiendo español con el profesor Morgenstern. Soy alumno de la UNED y también profesor de Ciencias Sociales en un instituto de Almería, en España. Sobre mí dicen que soy extrovertido, imaginativo, servicial, divertido y un poco loco. Yo os digo que soy trabajador, constante, curioso, inquieto y con un sentido del humor quizá un poco personal. Conduce mi vida como guía una premisa sencilla y clara: trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti.

Y ahora que sabéis más de mi, espero vuestros comentarios.

h1

Mi Red Personal y el ecosistema digital que me he construido

abril 4, 2017

El paradigma de la Inteligencia ambiental (o del Ambient intelligence. Aml) resulta aún algo difícil de describir al ciudadano medio, pero pronto no habrá que explicárselo ya que pronto se apropiará de él usando las tecnologías que son ya cada vez más cotidianas. La evolución de la computación,- que aquí llamamos aún informática- hacia lo ubicuo está haciendo habitual el usar lo que en el MIT MediaLab llaman ‘objetos, -cosas-, cuya inteligencia hemos aumentado digitalmente’. Por supuesto, las ‘cosas conectadas’ de la que hablamos forma parte de nuestra Red Digital Personal, es decir, hemos pasado de la informática del Ordenador Personal (PC) a la de la Red Digital Personal. La ‘red de área local’ (LAN), clásica ha pasado de estar conectada al PC de sobremesa de nuestra casa y nuestra ‘oficina’ a nuestro smartphone que siempre va con nosotros y que ahora es el centro de nuestra red que ahora es móvil e inalámbrica. Así que hay un Internet de las Cosas propio a nuestro alrededor con diversa conexiones típicas de proximidad (Bluetooth, Wi-Fi, etc. ) que además, cuando lo necesitamos nos puede conecta a través de la infraestructura de telefonía con lo lejano, sean personas o ‘cosas conectadas’, por ejemplo, cuando le preguntamos algo a Siri en nuestro iPhone nos estamos conectando a su sistema de Inteligencia Artificial muy lejano y de grandes dimensiones (data center o granja de servidores), cuando parecería que Siri  está siempre dentro de nuestro smarphone, pero no es así. Simplemente al apretar el botón inferior del iPhone (o del ‘Google Phone’ o con Android) y surgir en la Pantalla la voz de Siri, hemos pasado de la ‘red personal cercana’ a la ‘lejana’, sin darnos cuenta. Es importante tener conciencia de eso ya que uno de los efectos mas evidentes de llevar siempre el móvil a toda hora con nosotros es que hemos roto la dimensión intelectual de lo que tenemos ‘cerca’ y lo que está ‘lejos’ que tenia tradicionalmente. Eso tiene enorme consecuencias que da lugar a nuevos problemas que aunque no son nuevos (en la ventanilla de un banco desde hace décadas dan preferencia a una llamada de teléfono que les llega mientas estamos allí, sobre nuestra presencia que tiene delante). La comunicación y la incomunicación han cambiado y su contexto también. Que damos frecuentemente preferencia en nuestros valores de atención a los que están conectados desde lejos, sobre los que físicamente están a nuestro lado. Estamos cambiando las jerarquías, no sólo de nuestra atención, sino también de nuestras relaciones con los demás. Hay un gran debate sobre eso de si la presencia física debes ser mas relevante o no sobre la ‘presencia’ virtual o conectada digitalmente es uno de los principales debates actuales. Cómo se aplica esto a los ‘ambientes’ docentes, educativos y de aprendizaje (la vida cotidiana en los centros de enseñanza de todo tipo), merece nuestra reflexión, porque no solo esta afectando a nuestra ‘vida’ educativa sino también a nuestra vida personal, familiar y afectiva.

También es muy importante que, tengamos una ‘alfabetización’ y una habilidades (skills) mínimas sobre nuevos medios digitales, y sepamos cómo funciona o podría funcionar nuestra Red Digital Personal, de la que he hablado antes para ‘configurarla’ a nuestra vida y no que nuestra vida se adapte a ella. Es necesario que comprendamos sus mecanismos y que la ‘readaptemos’ según nuestros objetivos y propósitos vitales y que no aceptemos simplemente lo que nos ponga ‘por defecto’ los fabricantes de tecnologías tanto software (aplicaciones) como hardware (dispositivos), ya que la industria tiene unos objetivos económicos y de negocio, y en función de ellos, nos induce a usar sus productos tecnológicos de una determinada manera y quizá esos objetivos nos impone unos comportamientos que contradicen  las necesidades vitales que tenemos en nuestra vida cotidiana. Hemos de ser nosotros quienes decidamos cómo usamos le tecnología y los dispositivos que hemos comprado y no el fabricante y la industria. Hemos de planificar y ejecutar nuestros propios ‘settings’ o preferencias en el uso que hacemos de la tecnología, para que no lo decidan otros por nosotros. Pero eso pasa por saber cómo funciona y como actúa y se despliega nuestra Red Digital Personal, es decir, nuestro contexto tecnológico próximo de usos de lo digital.

Esta contexto tecnológico no es para nada un concepto nuevo, aunque sí lo es mas su desarrollo en base a la telefonia móvil de conexión ubicua De concepto en realidad ya se hablaba de ello, cuando estuve en el Context Aware Computing Lab  (‘computación en función del contexto’, una denominación mucho mas descriptiva que las que se han usado después) en 2005, un laboratorio fundado en el MIT Media Lab fundado por el pionero Ted Selker . De la mano de uno de sus doctorandos, Ernesto Arroyo, pude ver los pioneros experimentos sobre Computación ubicua (Pervasive Computingque ellos hacían allí y comprobar que el nuevo paradigma tecnológico de la “Inteligencia ambiental” se estaba por fin haciendo realidad. El MIT Media Lab es un espacio de anticipación y por tanto de inventar objetos y tecnología y modos de usarla que después, de forma cada vez mas rápida, vemos irrumpir de forma súbita en nuestra vidas cotidianas. Las aplicaciones que podemos ver en estos laboratorios, los mas vanguardistas del mundo, no están en su mayoría enfocados a los entornos del sistema de educación, sino a otros que tienen que ver con las oportunidades de negocio ya que las empresas que financian la investigación. Pero es habitual que allí haya muchos científicos y doctorandos empeñados en resolver problemas reales de campos concretos de las ciencia de la vida y de la salud o de cuestiones vitales . Sin embargo la libertad de proponer científicamente problemas a resolver esta garantizada. Dicho esto, se pueden ver en este post ejemplos que se es obvio que se podrían extrapolar a cuestiones relativas a la problemática de la inclusión de estas tecnologías en el mundo de la educación. Un ejemplo claro esta explicado por Ernesto Arroyo en el vídeo mas abajo en este post, plantado para resolver dificultades, por ejemplo, a los parapléjicos, pero obviamente entre las dificultades de esas personas están también el acceso al aprendizaje y a la educación, o en el caso de educación especial. Y muchos otros ejemplos, obviamente. A partir de estas imágenes del video quizá podemos imaginar diversos modos de introducir el paradigma Aml en los espacios de ‘educación ubicua’ como los que estamos debatiendo en la asignatura.

Imágenes, de 2006, tomadas en el Context-Aware Computing del MIT Media Lab. A la izquierda el rótulo del laboratorio y, a la derecha, la interfaz para manejar dispositivos digitales con el iris del ojo. Fotos: Adolfo Plasencia

Conceptualmente ‘ambientes inteligentes’ tienen que ver con espacios concretos en los que actúan sistemas electrónicos y de comunicaciones wireless, ‘sensibles’ a la presencia de las personas. En ellos, los artefactos conectados ‘saben’ que estamos ahí y son capaces, por ello, de interactuar con nosotros e incluso anticipar deseos de las personas sin su mediación consciente. La computación ubicua conectada en red, incluso como parte del Internet de las ‘cosas’ IoT (Internet of thinks), dotada de sensores adecuados es capaz de reconocer el contexto situacional de los humanos en determinados lugares y situaciones y, por ello, proporcionar servicios personalizados ya ciertos dispositivos digitales en ese ambiente inteligente son capaces de reconocer la presencia, ser sensibles al contexto situacional y proporcionar servicios de monitorización, adaptación e información biométrica útil en tiempo real. La cosa no queda ahí ya que a la complejidad de la Aml combinada con el ‘Internet de las Cosas’, se suma un tercer concepto que también emerge ahora ya que combina lo anterior con lo que se llama el movimiento “Quantified Self” que combina la auto-monitorización de datos vitales con el Social Media. Es decir, aprovechando las capacidades de los objetos ‘aumentados digitalmente’ y combinados con herramientas de agregación de datos distribuida, la gente recoge y visualiza datos sobre sí mismos (Quantified Self) de forma ubicua, y los comparten  intercambian y aprenden con otras personas con las que no siempre comparten un espacio físico concreto. Este es un vídeo que hice en aquella vista al laboratorio con un diálogo con Ernesto Arroyo.

Visita al Context-Aware Computing en el MIT Media Lab. grabación y edición: Adolfo Plasencia

Nuestro ‘ambiente inteligente no solo se limita hoy al ‘ambiente’ físico próximo que nos rodea: esta formado por nuestra propia red de objetos capaces de conectarse entre sí, y a través de la red permitirnos, tanto conectar con ellos como, a través de ellos interactuar con otra personas. Algunos pueden ser para de nuestra ‘informática llevable’ (wearable computer) otros puede estar mas lejos y otros servirnos para gestionar contenidos en ‘La nube’ que compartimos con otra personas con las que interactuamos mediante el social media y todas sus posibilidades.

¿Como configurar nuestro ‘ambiente inteligente’ personal desplegado a través de nuestra Red Personal Digital?.  Existen una miríada de posibilidades, siempre que esta bien configurando el ‘dentro’ y el ‘fuera de esa acción’. El realidad el sistema específico para un ambiente inteligente concreto debe estar al servicio del propósito concreto de la acción o proceso formativo de que se trate. En realidad la Red Personal Digital debe tener  un uso de ‘geometría variable’ que debe adaptarse en cada momento a nuestro contexto de uso ya que hoy en día usamos los mismo dispositivos para aprender, divertirnos, trabajar, consumir o relacionarnos emocionalmente. Solo cambia el contexto de nuestra conducta y nuestra usos. Enviamos y recibimos un Whatsapp tanto para cotillear como para enviar un contenido o concertar una cita de trabajo. La App y su servicio es el mismo, solo cambia nuestro propósito en su uso.  En cuanto al aprendizaje que es el objeto de esta asignatura, la tecnología, siempre es un medio un camino, el aprendizaje, en cambio, en un fin en sí mismo y debe ser al revés.

El entorno vital digital personal (Nuestra Red Digital Personal), o red personal de conexiones ubicuas y fijas sumadas podría tener este esquema (IMPORTANTE, para verla bien: Ampliar+ clickeando AQUÍ o sobre la imagen)

Las preguntas que planten esto cambios son interminables y pasar de esta reflexión a aplicar todo esta en la práctica han de resultar un proceso de aprendizaje contructivista  (ver Apuntes, parte I) en sí mismo: una clase en la que podamos integrar nuestra propia Red Digital Personal creando un ‘Ambiente Inteligente digitalmente aumentado’ a nuestra medida, -y, reitero, no al revés-. Todo un emocionante y apasionante reto. Buena travesía tengamos todos en este periplo. Espero vuestra opiniones y comentarios a este post para debatir estos temas.

h1

Mi huella digital. Cómo gestionamos nuestra identidades digitales. Mi ‘Yo’ y mi Avatar

marzo 13, 2017

Hace pocos años se puso de moda el concepto de “Huella de Carbono” para promover la idea de la conciencia ecológica en la gente, ofreciendo y publicando datos sobre el impacto que la actividad humana en sus diversas formas de producción deja en el ecosistema planetario. Una forma impactante de mostrarlo es la de ofrecer datos sobre lo que la ‘fabricación’ de algo que hacemos aporta en CO2 a la atmósfera que tiene que ver con el calentamiento global y el cambio climático.

Eso se relaciona con la ‘huella de carbono’, de ése algo. Según  Wikipedia: “Se conoce como huella de carbono a «la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto» . Tal impacto ambiental es medido llevando a cabo un inventario de emisiones de GEI o un Análisis de ciclo de vida según la tipología de huella, siguiendo normativas internacionales reconocidas, tales como ISO 14064, PAS 2050 o GHG Protocol entre otras. La huella de carbono se mide en masa de CO2 equivalente. Una vez conocido el tamaño y la huella, es posible implementar una estrategia de reducción y/o compensación de emisiones, a través de diferentes programas, públicos o privados”. Es decir que la ‘huella de carbono’ podría dar una idea del impacto sobre la atmósfera que tiene el hagamos una determinada cosa, dentro del medio ambiente en que vivimos. En un suplemento sobre Innovación en el que colaboro, ya hace unos años, colocamos ya hace tiempo en portada como único motivo gráfico la ‘huella’ de carbono que generaba el crear y editar dicha publicación desde el escribir los textos, pasando por todo el proceso de edición hasta la impresora en la rotativa y la distribución a los kioscos. Esta fue aquella portada:

Portada huella de carbono Innovadores

La idea era que el lector tomara conciencia al leer el suplemento ese día, de que cada cosa que hacemos deja su huella en la naturaleza. En el interior en un reportaje estaba explicado la aportación de cada una de las fases de fabricación del suplemento.

Quiero utilizar esta metáfora de la ‘huella de carbono’ para que caigamos en la cuenta de que lo mismo ocurre, -en otro orden de cosas, naturalmente, no en la ecología sino en relación a la ‘Economía de la presencia’ (valores de la presencia) en la red-, con toda nuestra actividad en todos los procesos de la digitalización que tienen que ver con cada un@ de nosotr@s. Un aspecto importante de ello lo integran los ‘rastro’s que dejamos  de nuestra presencia digitalizada en Internet, por ejemplo. En todo lo que hacemos en Internet nuestra ‘presencia’ virtual deja ‘huella’. Una huella que gracias a las ‘search tecnologies’  (‘tecnologías de busqueda’) se puede encontrar. Es decir, para bien o para mal, casi todas nuestras huellas digitales (si no están encriptadas) se pueden ‘rastrear’. Ese es un aspecto de la actividad virtual que no tenemos en cuenta y que tiene hoy, o puede tener en el futuro, muchas consecuencias para cada uno o cada una de nosotros. Deberíamos ser mucho mas conscientes de ello y tener en cuenta que nuestras acciones de internet nos pueden favorecer (si nuestra presencia en internet la gestionamos adecuadamente) o perjudicar, según lo que hagamos. Hay quien ha tenido que dimitir de su cargo por una sola frase publicada en twitter, o por publicar sus fotos en una Web. Hay casos muy conocidos de dimisiones e incluso capturas de delincuentes que la policía ha podido localizar gracias a la huella digital que han dejado en Internet. Deberíamos se conscientes de que las cosas que escribimos y publicamos en la red están ligadas mediante el software el Big Data que gestiona en el Internet social nuestra identidad digital que es ‘buscable’, y ‘rastreable’ (o susceptible de ‘tracking’ o ‘monitorización‘, ‘visible a la tecnologías de Dead reckoning que es un concepto de viene el argot náutico, -‘navegación por estima’ y que también se esta aplicando ahora en Inteligencia Artificial y en robótica-. Sabido es que si tenemos activado el GPS o la ‘geolocalización‘ de nuestro smarthone, los registros de nuestros movimientos puede ser rastreados, grabados y almacenados.

Nuestro Avatar

Hay un aspecto importante en relación a nuestra ‘huella digital’, es cómo queremos (gráficamente) que aparezca reflejada o representada en la comunicación virtual que se produce a través de la red. Normalmente ya es un hecho común que la identidad digital suele llevar una foto o una representación gráfica alegórica o avatar (elegida o no), junto al nombre de cualquier usuario. EstoObviamente, las personas no se relacionan con los demás de la misma manera en los distintos ‘lugares’ que lo hacen ni la relación es la misma aunque las personas sean las mismas. Los mismos compañeros de trabajo no se relacionan igual en una reunión dentro del trabajo, que tomando un café después de salir de la oficina. Es decir, que aunque en el mundo físico solemos presentarnos con la misma identidad, gestionamos de forma diferente, con comportamientos diferentes según el contexto de la interacción social.

En la relación entre personas a través de medios digitales, la comunicación humana necesita tener al menos una hipótesis o una cierta ‘precognición’ sobre la identidad de quien va a recibir el mensaje que enviamos, de la misma manera que quien lo recibe tendrá una hipótesis sobre quien el que se lo envía. Necesitamos, de alguna manera poner ‘cara’ a quien está en el otro lado de los procesos d e comunicación virtual en los que estamos involucrados.Es decir que la presencia virtual necesita soportarse en una representación de la identidad. También cuando participamos en una comunidad virtual del tipo que sea, por ejemplo una red social o un escenario de un ciberjuego colectivo en red, lo primero que hay que hacer para pertenecer a la comunidad virtual de que se trate, es describir nuestra identidad en un perfil, con datos y texto (presentación alfanumérica) y añadir una foto o gráfico que ‘nos representa’, es la parte mas visible de nuestra ‘representación virtual’. Mucha gente prefiere en lugar de una foto real poner una imagen ficticia que hace de representación (‘avatar’) de la identidad.  En un anuncio de Coca Cola de hace unos años se describía como serían las escena de la vida cotidiana si cada cual pudiera cambiar su aspecto físico en la vida cotidiana al modo en que cambia las auto-representaciones representaciones visuales en la red. Es como si cada persona adoptara a voluntad en el mundo real, según su preferencia momentánea, el cómo mostrarse a sí mismo/a ante los demás igual que se hace en el mundo virtual (en el que una persona puede tener, al tiempo, múltiples identidades virtuales.  Era algo así como ‘en el mundo virtual casi nadie es lo que parece’, es decir , no tiene nada que ver a como se le ve en el mundo físico. Estas son algunas imágenes:

MI yo y MI AVATAR

El vídeo sobre la irrupción de ‘avatars’ en el mundo físico, como anuncio, es muy divertido:

https://youtu.be/Kwke0LNardc

Todo parecía un videojuego de gran estética. Pero la cosa cambia si tenemos en cuenta, que las identidades digitales que gestionamos para nuestra diferentes propósitos vitales, que lo digital y lo virtual, también se usan para trabajar, para educación, para el comercio o la salud e incluso para cuestiones legales. De ahí la importancia esencial de la firma electrónica en la gestión de la identidad digital, sobre todo en estos tiempos de ‘posverdad‘ (mentira emotiva o truthiness) también llamada en política ‘verdad alternativa‘. Suplantar una identidad digital en algunos caos puede ser incluso un delito.  Y entonces surgen multitud de preguntas y de cuestiones sobre la identidad en el medio virtual donde cualquiera en lugar de su aspecto físico puede adoptar una representación de su identidad a voluntad que no tiene que coincidir con su aspecto fisco real. Incluso se puede inventar varias identidades distintas representadas digitalmente y usarlas según desee. Hay persona que usan en cada entorno virtual un avatar o aspecto visual distinto e incluso ha quienes están participando con varias identidades simuladas distintas a la vez.

La gestión de la identidad y de la auto-presentación digital para usarla en la ‘precognición’ inicial en comunidades virtuales merece una seria reflexión. Me gustaría que los alumnas y alumnos de esta asignatura analicen los datos e información sobre sí mismos que han publicado en su auto-presentación en Alf para relacionarse virtualmente con el resto de la comunidad de la UNED. Con esa información en principio es con la que los otros miembros va a tener una idea previa sobre su identidad y sus ‘características’ personales de tipo intelectual. Después ya se irá asociando esa identidad a su comportamiento para ver qué encaja en nuestra precognición sobre el otro’ con quien nos relacionamos virtualmente y qué hemos de corregir sobre cómo pensábamos a priori que eran cada uno de los otros. El tema del que hablo no es un tema trivial hoy en día. Y la ‘cultura’ en torno a la gestión de identidades digitales es una nueva habilidad muy apreciada en las empresas que se desenvuelven el el mercado global y también debería serlo en las universidades más avanzadas y en sus espacios y ecosistema de aprendizaje on-line.

Este de abajo es un ejemplo de auto-presentación digital. Se trata de la información que el alumno de ‘Ciencias de la Tierra’ (Environmental Engineering), del MIT Paul Welle, (hoy estudiante de doctorado en Carnegie Mellon University) publicó al inicio de su participación en el MITUPV EXCHANGE, un proyecto por el que pasaron finalmente 4.600 alumnos, la mitad españoles ( y algunos casos de alumn@s Erasmus de universidades europeas) y la otra mitad, alumn@s todo tipo de ingenierías o postgrados del MIT. Paul usa para auto-presentarse como avatar una foto suya pequeña de vacaciones y centra su presentación en el texto. Paul usa menos de 140 palabras para auto-definirse, con gran eficacia; y, como los demás compañeros de clase eran alumnos primerizos de español, de ahí las imperfecciones en su redacción del español, a pesar de las cuales ‘se le entiende todo’. Me parece un muy buen modelo de auto-presentación para una comunidad virtual. Es un alumno de EE.UU. cuyo español esta en proceso de mejora y de ahi algunos giros lingüísticos pero se le entiende perfectamente. Vale la pena leerla con calma. (puedes ‘clickear’ sobre la foto para ampliarla leerlo cómodamente).

También para amplia la imagen, clickear aqui > +AMPLIAR

ALUMNO DEL MIT que quiere cambiar el mundo UNED Okp

Y, por otra parte, esa habilidad de hace una buena gestión de la identidad digital debería enseñarse tanto en enseñanza primaria, como media o superior explicando tantos sus ventajas y pros como su contras o peligros por las consecuencia de una mala gestión. Yo creo que esta habilidad debe, aunque en alguna forma esta implícita en las 11 habilidades, que definió el profesor Henry Jenkins  para desenvolverse con soltura en los nuevos medios digitales, -de ellas y del profesor Jenkins, -fundador del Comparative Media Studies, del MIT-,  hablaremos más adelante en esta asignatura-. Y, por supuesto es una de las cuestiones básicas de la alfabetización digital (digital literacy). Y también va a serlo en la dinámica educativa, en el aprendizaje y también en la vida ciudadana de hoy y del proximo futuro

En resumen, la buena gestión de la propia identidad en modo digital y su huella en el universo digital es una habilidad que hoy, y de cara al futuro, considero esencial. Y sobre todo lo es en el mundo de la educación en el que, de forma creciente, el componente virtual es más y más importante y, además. un tema que está por analizar y reflexionar por la mayor parte de los usuarios de Internet, es decir, por parte de casi todos nosotros.

Este post propone una reflexión sobre ello. Espero vuestros comentarios.